Escultura en Los Angeles. Verdad, realidad y objetos

Jedediah Caesar
Renee Lotenero
Taft Green

Ramón Almela

Escultura en los ÁngelesnDispersa y extendida en su amplia geografía, la ciudad de Los Angeles aparece regulada y ordenada. La imprescindible dominación del automóvil provoca la desaparición del peatón. La mayoría de las calles son espacios sin agitación, no así el flujo de tráfico en las autopistas. Los Angeles, en el estado de California, condensa una intensa economía conducida desde la industria del cine y la animación. Los grandes estudios de WB, Disney, Universal, DreamWorks... lucen distinguibles recorriendo las avenidas, así como las inmensas carteleras de las recientes y próximas producciones.

El arte que vibra en las manifestaciones visuales destaca en Los Angeles con el mundo de la creación animada que abandona el desarrollo bidimensional tradicional enfatizando la construcción digital virtual. Y, de otro modo, una activa escena de galerías comerciales y museos ofrece un panorama de la creación plástica muy diferente al ámbito de Chicago o New York. Las galerías, exceptuando algunos centros, se encuentran extensamente localizadas y resulta difícil abarcarlas en una rápida visita.

Mat JohnsonEntre museos, la atención se densifica y si unos excavan en aspectos y movimientos del siglo XX, otros como el Museo Hammer se adentran en la actividad emergente de Los Angeles, aportando una revisión destacable acerca, en este caso, del auge y tendencia de la escultura actual: "Thing: New Sculpture from Los Angeles". Una exposición de 20 artistas locales, mayormente entre los veinte y treinta, de los cuales muchos no han expuesto antes, y algunos están en periodo académico de la UCLA. Un equipo de tres curadores se dedicó durante 6 meses a visitar más de 400 estudios recopilando la selección mostrada, en la que algunas piezas fueron creadas específicamente para la muestra.

El enfoque de este museo, incorporado a la Universidad de California, alcanza el apoyo a la creación emergente. En el año 2001 se presentó "Snapshot: New Art from Los Angeles" que, enlazada en tiempo con la exposición "Freestyle" en "The Studio Museum in Harlem" de New York señalaba la creciente aproximación a la pintura en su forma y concepto alejándose de posturas homogéneas por parte de artistas jóvenes.

Con esta exposición de escultura "Thing..." se aprecia el interés renovado de los artistas en crear objetos que primariamente evocan formas y cualidades familiares, objetos que imitan artículos cotidianos, construcciones que incorporan o se asemejan a objetos reales. El retorno a la predominante escultura-objeto sustituye la tendencia a la instalación donde las disciplinas se entremezclaban. Aunque la situación cultural del arte experimenta una diversificación y expansión hacia otras áreas del mundo visual como publicidad, moda y diseño donde desaparecen las distinciones, se observa en la actualidad una recuperación del Arte Pop, en un esfuerzo del arte por diferenciarse. Es una reaparición o una tercera fase del Arte Pop, según algún crítico, en la tendencia de hacer "cosa" de elementos absorbidos y otorgados con poder en la cultura de masas.

Kristen MorginAsí, esta muestra de escultura de artistas emergentes de Los Angeles sobrepasa el hecho escultural revelando la inclinación a objetualizar el sentido y la creación de significados en un orden más profundo que la simple apropiación de lo popular, y enfatiza la mezcla de disciplinas y el uso de materiales en la construcción de referencias y similitud con los objetos reales. Es la tendencia al encuentro con lo real, que ha sido apuntada por varios autores.

El "regreso de lo real" de Hal Foster pone "la verdad" en el centro de la articulación del arte, pero no la verdad de las afirmaciones o de la verosimilitud. Esta simulación de lo real lleva parejo una descripción de real-idad no estancada en la mera disposición de evocación tridimensional o simulación volumétrica. Es la noción de verdad, que dejar ver una realidad más profunda: Es esa "verdad-respecto-a" las cosas, que señala John Hospers, y que es un proceso inscrito en la realidad, no como algo sometido al pensamiento como juicio o proposición.

Mindy Shapero complementa con un extenso texto el título de su obra "The orb". Una forma de evocación virtual redondeada y tangible, hecha de círculos de papel de color. El párrafo expresa esta noción de concavidad oculta: "Existe detrás de tu ojos y sólo lo ves cuando mueres y te dice todo lo que tú quieres saber". Lo real no es lo aparente. Y a través de la muestra, la realidad se conjuga con la verdad unas veces en estas estructuras oblongas de barro, metal o cerámica de conformación fluctuante como las de Rodney McMillian, o Joel Morrison, y otras en estructuras que se expanden desde dentro animadas por una fuerza interna que impulsa la capa exterior como en las construcciones antropomórficas de telas de Lara Schnitger, o las elaboradas adaptaciones de artesanía indígena de Krysten Cunningham.

Mindy Shapero
Kaz Oshiro

La escultura, a través de estos ejemplos se hace centrípeta, cuando en las pasadas décadas tendía a esparcirse convertida en ambiental. Un ejemplo literal está en la obra de Jedediah Caesar, conjunción de objetos (revistas, maderas, latas,...) aglutinados en forma esférica con resina, que después secciona diametralmente dejando ver bajo la brillante y pulida superficie el aspecto de fósil geológico, gema formada de desperdicio cultural, como remanentes de un era pasada.

Esta recuperación de la atención a la "cosa" material que el Arte Pop reclamaba es renovada con la curadoría realizada. Se enfatiza la materialización del arte cuando en la reflexión crítica y teórica se insiste en la desmaterialización de las prácticas artísticas. ¿Es éste un resultado de la predominante influencia del mercado sobre el arte? ¿Consecuencia de la pujante economía apoyada en el valor de cambio del objeto? Lo evidente es que un gran número de artistas se vuelca sobre la concreción de la idea y la recreación de su entorno objetual. Una pieza simbólica de esta dinámica relacional irónica es "Breadface" que Mat Johnson desarrolló con resina plástica perforando orificios imitando una cara en una rebanada ficticia de pan. Los objetos cotidianos son utilizados también por Joel Morrison y Hanna Greely quien maneja diferentes materiales que colisionan con la percepción asumida de los mismos. Igualmente, Kristen Morgin construye detritus de un automóvil y un piano. Kaz Oshiro reproduce apilados amplificadores de guitarra ¡en color rosa! (que me evoca el proyecto "Pink Project" de Marcelino Barsi en Puebla) o una cocina integral también realizado de bastidores y lienzo.

La arquitectura es aludida por varios de los artistas incluyendo pintura y fotografía en la estructura bajo la conformación escultural como Renee Lotenero con losetas, cuyas fotos se extienden en el espacio de la obra, o la de Taft Green coreografiando un puerto en una maqueta compleja de entrantes y salientes de espacios arquitectónicos. Y Aragna Ker acentuando lo decorativo y significación cultural con simples materiales interviniendo en la maqueta espacial.

Lo que podría ser una crítica a la sociedad instalada sobre el consumo de objetos, se transforma en una alabanza o mera manifestación de la realidad del objeto en la sociedad y cultura del automóvil coludida con la exigida y aceptada mercantilización del arte. ¿Es aceptación de la realidad, o imposibilidad de la utopía? Lejos del debate del auge de la escultura y su formulación formalista abandonando el ambiente y aproximándose al objeto, resta el reclamo permanente de la verdad en el arte como proceso de realidad no supeditado a la imposición ideológica de intereses comerciales que hacen del arte un producto interesante, atractivo, manipulable, pero que pierde su esencia profunda auténtica doblegándose al sistema comercial y político sin la capacidad para detonar crítica y acción renovadora.

Rodney MacMilliaJoel Morrison Lara SchnitgerKaz Oshiro

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

Fecha de publicación: 22.05.2005