Ritmos de Viaje . Obra de Masha Zepeda

Replica21

Elsa Cross

Masha ZepedaEn el Mar Índico, 2000, Óleo sobre tela 110 x 140 cm.

Dentro de un trayecto que abarca ya numerosas exposiciones individuales y colectivas, esta escala en el viaje pictórico de Masha Zepeda (Moscú, 1964), ofrece un giro sorpresivo y lleno de significación con su reciente exposición "Ritmos de viaje", compuesta por 15 técnicas mixtas y óleos sobre tela de gran formato, realizados de 1998 a la fecha; basándose en las vivencias y observaciones de viajes -reales e imaginarios- que Masha ha hecho, creando atmósferas, no solo de los paisajes, sino que también de elementos, situaciones e historias encontradas en los distintos lugares.

El ritmo que se revela en la presente muestra, se marca por la frecuencia de una tensión visual que juega entre dos polos: el de los objetos y el del vacío. Esto se traduce en la tensión pictórica entre dos modos de expresión: figurativo y abstracto.
Junto a la festiva naturaleza con que Masha ha poblado sus cuadros anteriores: paisajes con lunas, gatos y cocodrilos; lluvias y cielos nocturnos, en varios trabajos de esta exposición se aprecian grandes espacios primarios que admiten apenas unas cuantas referencias. Si los elementos cotidianos se vuelven de pronto señales de camino, si casi se diluyen en el silencio impuesto por el espacio devorante, es porque éste cobra vida propia a través de su vigorosa factura; no solo contexto o subtexto de los temas, sino fuerza expresiva.

Masha ZepedaHuracán, 1998 Óleo sobre tela 110 x 140 cm.

Un punto clave en la muestra es el tríptico. Desconcertante, porque en él cada una de las secciones parecería estar a punto de dispararse en una dirección distinta, es un punto de partida, pues contiene latentes muchos de los motivos pictóricos que desarrollan otros de los cuadros; es un vínculo dinámico entre reunión y dispersión.

Celebrante en sus colores vivos, en su ímpetu y su reposo, la pintura de Masha Zepeda se revela aquí como un viaje de exploración de la forma y sus límites, así como de la ruptura de esos límites y las posibilidades que genera.

Masha ZepedaMar de Aral, 1998 Óleo sobre tela 150 x 180 cm.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 10.02.2000