Cinco Continentes y una Ciudad Perdida

Replica21

Gerardo Camacho

Mary EvansMary Evans, Ring a rosie; 1995 (África)

Desde que el arte mexicano perdió la brújula hace varias décadas el arte de la metropolí -que en sí misma ya es un continente separado del resto del país- acusa avances y retrocesos. Los primeros pueden ser vistos como logro de individualidades los segundos se dan en la medida en que los limitados espacios museísticos del D.F. se ven atrapados en la carrera para transformarse en Cinco continentes y una ciudad perdida.

Luego de visitar el segmento dedicado a México en la exposición Cinco continentes y una ciudad, cabe pensar que lo que sucede en las calles aledañas al Museo de la Ciudad tiene mayor intensidad, es más complejo y es más representativo de lo que está sucediendo en el mundo de hoy, mientras que la exposición es tan solo su pálido reflejo.

El trasaldo de la realidad a las paredes del museo no proporciona al espectador un arma de comprensión, análisis o siquiera de defensa del para qué se hace arte. El curador Victor Zamudio exageró en el número de artistas (15), y en consecuencia la museografía atiborró de obras varias salas sin seguir un hilo conductor, crean la sensación de que el paisaje -tema de este segmento- es una excusa para abarcar una producción artística inconexa. Parece que Zamudio se congratula de que la realidad supera cualquier categoría artística o estética para así tener material a partir del cual crear una "graciosa indigestión", según palabras que uso Rosario Robles, jefa de gobierno de la ciudad, para definir el supuesto diálogo entre artistas de México y el resto del mundo.

Mary EvansMary Evans, Scope; 2000 (África)

Luis CruzLuis Cruz, Head Stone; 1997 (América)

Stephane MandelbaumStephane Mandelbaum, Luis Buñuel; 1993 (Europa)

Por su parte los curadores de las secciones de Africa, Europa y Asia se concentraron en apuntar las ventajas y desventajas de agrupar el arte contemporáneo en regiones geográficas representadas por tres o cuatro artistas, y el hacerlo por medio de pintura o disciplinas influidas por esta. Las controversias y argumentos están muy lejos de de lo que, en palabras de Alejandro Aura, director del Instituto de Cultura de la Ciudad de México (organizador de la muestra) debiera ser el ideal del arte: "la comunión entre seres humanos". Para la inmensa mayoría de los habitantes de la ciudad el arte contemporáneo, aunque se parezca a su vida, sigue siendo un enigma que inspira desconfianza, acaso hasta miedo.

Delcy MorelosDelcy Morelos, Color que soy;
1999 (América)

El paisaje y sus ecos: pintura, no pintura es el segumento que agrupa 15 artistas que representan esa entidad geográfica que denominamos México, algo tan complejo de definir y conceptualizar que podría decirse que cualquier categoria aplicable resultaría reduccionista. Podría entonces esperarse que el arte diera al público alguna dirección o constancia interpretativa, pero creo que la estrategia de encerrar fragmentos de la realidad, expresada pictórica u objetualmente crea suspicacia sobre el valor del arte y la utilidad de este tipo de eventos.

Sofía TáboasSofía Táboas, Espejo de agua;
1998 (México)
Silvia GrunerSilvia Gruner, Eclipse; 2000 (México)

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación:01.05.2000