Al desnudo: La intolerancia que se nos viene

Replica21

Santiago Espinosa de los Monteros

 El Fantasma de la Censura
  ya Cabalga por Jalisco

ManetManet: Desayuno sobre la hierba.

Sobre la censura contra un gran número de obras de la exposición Homenaje al lápiz, en Guadalajara, Jalisco, considero una falta de respeto por parte de la directora del Museo del Periodismo y las Artes Gráficas en Guadalajara, Yolanda Carvajal Enríquez, argumentar que sacó de exhibición algunas obras debido a que “el sesenta por ciento de los visitantes son adolescentes” y que estos “no tienen criterio para asimilarlo con madurez” ¿entonces porqué priva al otro cuarenta por ciento que, según ella y por descarte son un público maduro, del resto de las obras?

Por otra parte, su muy cuestionable aseveración de que “la sociedad tapatía es aún demasiado conservadora", baste con recordar algunos espléndidos dibujos de Juan Soriano, en su serie de los animales cargados de franca sensualidad y erotismo; otros más de Fernando del Paso, lúdicos y provocadores; las espléndidas curadurías que hace Carlos Ashida director del Museo de las Artes y que mucho más tienen de eróticas y provocadoras que esta Homenaje al lápiz. Y hay que decir que ellos tres, por citarlos sólo a ellos, son tapatíos.

Las propias obras de José Luis Cuevas incluidas en esta muestra son, ellas sí, eróticas, pero esos no fueron retirados tal vez porque no les entendieron o porque se trataba de quien envió la muestra. No así los dibujos de Nahum Zenil, Eloy Tarcisio, Federico Cantú y Manuel Ahumada reproducidos en La Jornada de hoy y que son, en todo caso, sólo desnudos que no presentan acción erótica alguna. Mas, si la presentasen, aún así no deben ser motivo de exclusión de una exposición que tiene un corpus determinado y que, es de suponerse, la señora Yolanda Carvajal Enríquez debió conocer al tener en sus manos desde mucho tiempo atrás el catálogo que constata las piezas que conforman esta exposición.

No queda claro en la nota publicada en La Jornada el domingo 6 de agosto, sobre este acto de censura, si el museo dirigido por la señora Carvajal Enríquez funciona con dineros públicos o privados. En dicha nota se menciona que “Las instalaciones del museo se ubican en un edificio propiedad del ayuntamiento de Guadalajara, ahora bajo la administración panista del interino Héctor Pérez Plazola”, pero no si esa institución museística depende financieramente del Ayuntamiento. Aunque se apunta más adelante que “Este recinto cultural es coordinado por un patronato de empresarios”, no se aclara tampoco si son ellos los que patrocinan sus actividades, lo que sería propicio conocer toda vez que, si es privado, en él montan y exhiben o censuran lo que les viene en gana sin que la opinión pública pueda oponerse. Por el contrario, si funciona con dineros públicos, es su obligación apegarse a una pluralidad receptora que, en el caso de Jalisco, no es ni poca ni silenciosa.

En todo caso, toca a los organizadores de la muestra, es decir al Museo José Luis Cuevas, decidir si acepta exponer Homenaje al lápiz de manera mutilada e incompleta o bien retirar la exposición de esa sede si no se monta tal y como fue concebida originalmente y del modo en el que ha sido vista por ya varios miles de visitantes tanto en la ciudad de México como en Oaxaca, en donde se presentó (completa por supuesto), con mucho éxito. Esperemos la inclusión de las obras hasta ahora retiradas. Requisito mínimo, dicho sea de paso, para creer que las promesas de campaña del Lic. Fox, no fueron sólo eso y que sí en cambio nos esperan tiempos de tolerancia e inclusión, no los oscurantistas y retrógrados que acciones como esta parecerían vaticinarnos.

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

Fecha de publicación: 20.03.2001