Recuento del 2001. Arte en el Interior de la Républica

Replica21

Santiago Espinoza de los Monteros

Daniel LezamaDaniel Lezama, "El Teatro de lo real
(El primer día)". Óleo/tela. 1997.

Si tomamos como pretexto el cambio de año para hacer una suerte de arqueo de la pintura mexicana producida durante el año 2001, habrá que dejar claro que ni por mucho lo que se constate hoy como definitivo, a la vuelta de los años, lo seguirá siendo. Sin embargo, este ejercicio de recontar, más parecido a lo que la Dra. Teresa del Conde llama un corte sincrónico, es de utilidad en tanto ese inventario no riguroso sino anímico y subjetivo, bien puede alimentar la memorabilia anecdotaria que antes de evidenciar su naturaleza prescindible, será utilizada por investigadores tirando de estas palabras como de puntas de madeja que, con algo de suerte, les llevarán a cerrar capítulos aún en proceso de escritura.

Al hacer un apresurado recuento de las exposiciones del 2001 en “el interior” de la República (¿me pregunto ahora si el D.F. es entonces el exterior del país…?), veo que es imposible desligar la producción plástica generada en los centros (DF, Guadalajara, Monterrey, Oaxaca, Tijuana), del resto de la periferia. La obra producida en las grandes ciudades se hace mayormente para un público local. Su consumo y disfrute (o padecimiento, claro…), recae en los habitantes de estas capitales sin que sea la provincia la destinataria directa de todo aquello que sucede. Sin embargo, pese a que no ha sido destinada a ella, esta producción (por lo general vasta), alimenta mayormente los espacios expositivos que se encuentran en otras ciudades de poca o escasa producción plástica y que, si bien poseen espacios dignos como galerías, centros culturales y museos, no son en estricto los grandes generadores de artistas que inunden las demás plazas del país mas sí, a no dudarlo, buenos anfitriones muchas veces menospreciados de las más diversas expresiones culturales.

Alejandra Echeverría
Alejandra EcheverríaAlejandra Echeverría, LA-MX GDE, 1999.
Foto (re) construida, 68 x 99 cm.

¿Se trata de que la provincia sea sólo un receptor de lo producido en los centros o es conveniente ver en ella a la generadora y alimentadora de los grandes centros expositivos de la República mexicana? Si así fuera, ¿cómo se leería la producción de las casas de la cultura, municipios, centros culturales, talleres de provincia insertados en las capitales-centros del país?

Pero revisemos algo de lo qué sucedió en 2001: Daniel Lezama expuso casi de manera continua (sin que la exposición tuviese la misma curaduría en todos los casos), en Veracruz, Querétaro, Ciudad Juárez y Chihuahua evidenciando uno de los esfuerzos más importantes por mostrar obra a un público que raramente tiene acceso a este tipo de expresiones pictóricas. Durante el tiempo de exhibición en las diferentes sedes, Lezama preparaba en intensas jornadas de trabajo las exposiciones de la galerías de Jesús Drexel en Monterrey y la OMR en la ciudad de México, ambas presentadas a principios del 2002.

Aunque siempre cuestionadas por su curaduría parcial realizada sobre la base de una nómina dada de creadores que imposibilita la inclusión o exclusión de participantes de acuerdo a un proceso de selección ajeno a las políticas institucionales, las exposiciones “Creación en Movimiento” que aglutinan anualmente a los jóvenes creadores del FONCA siguen siendo una importante ventana en los estados a la que los artistas locales se asoman a veces con curiosidad, sorpresa o simple desdén por lo que es avalado por el Estado. Vale decir que entre quienes circularon en esa muestra durante 2001 (es decir, quienes fueron becarios en el periodo 1999-2000), se encuentran el propio Daniel Lezama, Fabián Ugalde, Demián Flores, Alejandra Echeverría, Artemio Rodríguez, Carla Herrera y Pilar Echezarreta entre los más propositivos y quienes sin duda son los que ocupan los espacios más visibles en exposiciones tanto individuales como colectivas en México y el extranjero.

Entre las individuales que visitaron algunos estados hay que destacar “Transformaciones” de Alberto Castro Leñero, cuya visibilidad durante casi un año de itinerancia, fue amplia. Compuesta por algo de lo más reciente de la producción de este creador, la exposición fue siempre acompañada del propio Castro Leñero quien hizo presencia en estudios de pintores locales y con quienes compartió técnicas de trabajo y experiencias que sin duda refrescan el ambiente, muchas veces anquilosado, de los creadores de provincia que no pocas veces se hunden en el onanismo al ver sólo su obra y la de sus más cercanos colegas.

Ulises GonzálezUlises González, “Un beso en la boca”.

Flavio  GarciandiaFlavio  Garciandia, "Toser la tesis"

Marco Tulio Lamoyi expuso en Xalapa, su lugar de residencia, una muestra de su trabajo más reciente. Si antes eran el óleo, los lápices y las acuarelas, hoy son medios todos que se circunscriben al terreno de la fotografía “armada” para crear en ella atmósferas inquietantes llenas de formas apenas reconocibles.

Marco Tulio LamoyiMarco Tulio Lamoyi, "Ambrosía". 1997.Marco Tulio LamoyiMarco Tulio Lamoyi, "Desliz". 1997.

A principios del 2001 se mostró en Mérida, Yucatán, una de las más singulares exposiciones que se hayan llevado a cabo en esa ciudad: la colección de Manolo Rivero. Galerista, hotelero, coleccionista y anticuario, esta sin par personalidad de la vida yucateca decidió exhibir parte de su acervo en el MACAY (Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán). La exhibición de la colección de Manolo Rivero, decía, estuvo compuesta por algunas de sus principales piezas pertenecientes a creadores extranjeros como Julian Schnabel, José Bedia, Sandro Chía, Wifredo Lam, Flavio Garciandía, Roberto Matta y nacionales como Gustavo Monroy, Boris Viskin, Roberto Turnbull, Alberto y Francisco Castro Leñero, Magali Lara, Irma Palacios y muchos más.

Guadalajara fue escenario del salón Omnilife, cuestionado siempre; socorrido siempre, perfectible siempre… La Perla Tapatía vio entre otras la exposición “Amantes” de Ulises González apoyado en esa entidad y a larga distancia, por la Galería Nina Menocal. Ante la muestra se caía en la cuenta de una nueva ruta en su producción con rasgos propios, personalidad y singularidad muy diferentes a lo que no conocimos antes en la obra de este autor. Las mujeres que ahora ocupan su pintura y la habitan desde una discreción casi monástica aceptan que sus referencias físicas (mayormente faciales), que antes las conformaban, fuesen omitidas en aras de una anónima relación intensa y plena.

Entre las muestras itinerantes organizadas desde la oficialidad del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes pueden contarse como representativas del panorama de la producción plástica del país realizada por quienes se encuentran gozando ahora del estímulo de Creadores con Trayectoria, se cuentan dos exposiciones curadas ambas por Arnaldo Coen y que llevan por nombre “Bitácora y obra” y “Abstracción, transformación y no-figuración”. Heterogéneas, extravagantes, estas dos exposiciones son ejemplo de ese panorama la mar de dispar que inunda la producción mexicana contemporánea. Conviviendo Raúl Anguiano con Roberto Turnbull, Laura Anderson con Jesús Martínez, Roberto Rébora con Perla Krauze, esas exposiciones, programadas para tocar casi la totalidad de las sedes del país, ponen ante nosotros un panorama turbador no solamente difícil de entender sino inquietante e imposible de apreciar en una sola mirada.

Zacatecas vio el nacimiento del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez que se suma a la importante lista de recintos en esa ciudad tales como el museo Pedro Coronel, el Rafael Coronel, el Francisco Goitia y otros más de menor envergadura pero que son igualmente atractivos al turismo cultural. Realizado con una propositiva arquitectura interior, este recinto alberga además del importante número de piezas de los autores nacionales e internacionales que han cultivado de manera destacada el abstracto, las históricas telas realizadas a finales de los años sesenta y cuyo destino era la feria internacional de Kioto. Para lograr esto, fue necesario recopilar de diversas partes de la República obra desperdigada: la de Fernando García Ponce estaba en Mérida, en Ciudad Juárez la de Francisco Icaza, el Lilia Carrillo estaba en el Centro Cultural Tijuana, etc. Expuestas en un área del museo realizada especialmente para ellas, estos murales se encuentran nuevamente juntos a más de treinta años de haber sido elaborados.

Fabián UgaldeFabián Ugalde, Prodigios de
segunda mano
. 2001.

Oaxaca, como apuntaba en un principio, es indudablemente un importante polo de atracción para las actividades de artes plásticas. El Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), empeñado en mostrar la diversidad imperante entre los creadores que habitan esa ciudad y de paso dejar claras las diferencias existentes entre ellos, organizó la muestra “Propios y Extraños” que reunió a creadores oriundos de esa ciudad con los que no lo son pero residen en ella, confrontándolos en una sana escaramuza que nos da el pulso de buena parte de lo que sucede en esa ciudad. Tal ha sido el impacto de esta polémica que a la fecha los pintores de esa ciudad, entre broma y en serio, se refieren a sí mismos como propios o extraños, según el caso de su origen o motivos de estancia en Oaxaca.

Hágase el diagnostico que se haga, es importante no perder de vista que de lo producido en México y especialmente en la provincia, sólo una que otra propuesta conocerá tiempos más largos, sin embargo otras más verán su final en el futuro cercano ahogadas por las más disímiles causas. Pensemos en que esos factores, aquellos que marcan el destino de una obra, van del éxito mercantil hogareño a su fracaso comercial en los centros; de la mala difusión de obra de calidad a la amplísima divulgación de obra mediocre; de la restringida asistencia del público nacional a las ferias y bienales fuera de la República mexicana, a su masiva asistencia a los grandes centros locales de concentración de trabajo de autores contemporáneos.

Algunos ejemplos recientes de esto último son exposiciones como la de Gabriel Orozco en el Museo Rufino Tamayo y algunas colectivas en el Museo Carrillo Gil que han reunido a numerosos asistentes que acuden de manera prácticamente masiva atendiendo convocatorias institucionales que muestran el trabajo de autores cuya obra está realizada en apariencia sólo para conocedores.
Es común que muchos creadores estén en la “lista de espera” de sus localidades y sus exposiciones llegan finalmente a los consagratorios regionales las más de las veces al margen de la calidad plástica del exponente. Esta complacencia que tanto daño ha hecho cuando se trata de elevar el nivel de exigencia de los creadores de una entidad, es sin duda uno de los principales puntos a discutir cuando se trata de intentar una toma de temperatura del desarrollo de las artes visuales en los espacios alejados de los centros tradicionales de producción y consumo cultural.

¿Qué sigue? Voltear la mirada hacia otros espacios menos explorados puede dar sorpresas agradables pero, las más de las veces, confirma un triste anquilosamiento de productores que, de haber tenido durante su etapa de formación un mayor acceso a lo producido en otras latitudes, no se encontrarían repitiendo patrones localmente aceptados y prestigiados pero nacionalmente (e internacionalmente, por supuesto), en total desuso y alejados incluso hasta del folclorismo ingenuo. Más que sombrío, este panorama se antoja, gracias a excepciones altamente afortunadas, digno de ser reevaluado con una mirada no complaciente y que ponga delante de los creadores la posibilidad de abandonar el onanismo visual en el que se desarrollan y aplicar buena parte de sus energías en allegarse de información constante y actualizada.

Fabián UgaldeFabián Ugalde, "3 maneras de ser y no ser"
Polivinilo sobre vinil, 88 x 120 cm, 2001.

Julian SchnabelJulian Schnabel, "The Mud in Mudanza".
Óleo, platos y madera sobre bronce. 1982.

Daniel LezamaDaniel Lezama, "Escena del interior
con gobelino". Óleo/tela. 1997.

Ulises GonzálezUlises González “Violeta” 2001.
Óleo /Lienzo, 200 X 200 cm.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 20.09.2002