Otra cosa querìa contarte: DUMBO existe

Replica21

Mayra García

Anabel Rouma y Mayra GarciaAnabel Rouma y Mayra Garcia: Love-seat con bandera, 2001.

Desde siempre, Manhattan ha sido el objetivo preferido de todo artista; desde las disciplinas visuales hasta la Opera o la arquitectura, todos aquellos que desean dejar su huella en este planeta han elegido a Nueva York (entendamos Manhattan) como su punto culminante, la cereza en el pastel. Sin embargo, desde hace unos cinco años, y, coincidiendo con la bonanza económica que este país vivía bajo el régimen demócrata, las cosas comenzaron a ponerse "color de hormiga" para todos aquellos románticos de arte y la investigación estética que habían decidido hacer de esta isla su hogar. Los exhorbitantes precios por alquilar cualquier espacio mínimo quedaron fuera del alcance del artista en proceso. Y fué así como inmigrantes de Croacia, Australia, Idaho y el propio México comenzaron a establecerse en una misteriosa y prometedora tierra al otro lado del río: D.U.M.B.O. No, no crean que esta es una especie de tierra ácida de la animación o que nuestros queridos creadores comenzaron a darse al escapismo, por el contrario,DUMBO, señores y senoras, existe.

Down Under The Manhattan Bridge Overpass, eso, es DUMBO, un barrio de Brooklyn vagamente delimitado por dos puentes (uno de ellos, el mundialmente famoso Brooklyn Bridge) y el otro, obviamente, el puente Manhattan. Pero, qué puede tener DUMBO que otros reales de Nueva York no tuviesen?, pues nada, nada más que naves industriales que datan de la primera mitad del siglo XX, nada más que calles con baldosas que hablan del pasado industrial del aguerrido Brooklyn, nada, más que la mejor vista hacia Wall Street, nada, más que un bucólico ambiente propicio para la creación.

Zkisum studiosZkisum studios: DUMBO digital, 2001.

Y precisamente esta nada es la que atrajo a la comunidad artística más vibrante de que se tenga memoria en Nueva York. Los estudios compartidos por colectivos de desgarbados o extravagantes seres están animados por algunas de las mejores obras que ahora cruzan el río hacia Manhattan para mostrarse en las mejores galerías de Nueva York.

"Inmigrantes de Croacia, Australia, Idaho y el propio México comenzaron a emigrar a una misteriosa y prometedora tierra del otro lado del río: D.U..M.B.O. No, no crean que esta es una especie de tierra ácida de la animación o que nuestros queridos creadores comenzaron a darse al escapismo, por el contrario, DUMBO, señores y señoras, existe"

DUMBO, el festival:

Desde hace unos tres años se viene celebrando un festival que describe eficazmente la escena local en DUMBO, el cual surgió de una incendiara necesidad de los artistas locales por expresarse más allá de sus estudio, en las calles, los muelles, el río, la catacumbas de los puentes... El festival de DUMBO es, obviamente poco convencional. Aquí se presentan performances y arte no-objetual que involucran seres animados e inanimados en peligrosas o escatológicas hazañas, que desde aquí parecen haber lanzado un reto al más valiente seguidor del festival del performance en X-Teresa con actos punzantes, como "Electric Chaircut", en el cual un tal "Nelson" nos da un concierto con sierra eléctrica mientras reduce a astillas una silla. Por su parte, Laura Barnett instaló un confesionario interactivo, en el cual por medio de un "discreto" sistema de audio los secretos del confesado se ventilan públicamente.

En cuanto a las series fílmicas en corto y largo metraje, así como video, hay obras que rayan en lo ilegal (ej. "Memorias de un sociópata", un auténtico ejemplo de lo que todo adolescente NO debe hacer) o lo absurdo. La moda también está presente con talentosos modelos "tragafuegos" que parecen haberse revelado del tedio de las pasarelas por medio de la bonita (y benéfica para el cutis) actividad de tragar fuego mientras contonean sus caderas.

Anabel Rouma y Mayra GarciaAnabel Rouma y Mayra Garcia:
Pintura en un estudio
, 2001.

Anabel Rouma y Mayra GarciaAnabel Rouma y Mayra Garcia:
Silla-carrito de compras
, 2001.

Sin embargo, mi división favorita es lo que aquí han denominado como Water Art o arte acuático. Cuando los lienzos, papeles y tablas ya no son soportes suficentemente atractivos para crear, hey! aún podemos recurrir al agua, madre de la creación. Y en el water art se depositaron las obras más divertidas, desde una mega-piscina inflable flotando en el East River que hacía las delicias de los presentes, hasta la poética instalación de Daniel Shaffer "The Bathers" (los bañistas) que logró un efímera e impresionante instalación-escultura al integrar gigantezcas cabezas de aluminio con el río al ponerlas a flotar en el vaivén de la corriente. La interesante yuxtaposición de elementos logra manipular nuestra percepción en forma hipnótica.

Colorido, bizarro y desafiente, DUMBO nos invita a hacer una reflexión del arte contemporáneo y su paisaje divertido, acuático y lleno de extraños.

Anabel Rouma y Mayra GarciaAnabel Rouma y Mayra Garcia:
Pintura en un estudio
, 2001.

Pedro RosenbulthPedro Rosenbulth: Entrada de un
edificio
, 2001.

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 01.11.2001