Fotografía, realidad y utopía

Replica21

Gabriela Galindo

Man RayFotografía de Man Ray.

La fotografía se ha transformado radicalmente desde su invención en el siglo XIX. En un inicio, la sorpresa fue tener un mecanismo que permitía captar la realidad tal cual. Era un reflejo auténtico del mundo real, proporcionando un archivo visual que parecía detener el instante y conservarlo para siempre en la memoria. La fotografía no transgredía ni transformaba la realidad, simplemente la reflejaba. Pero al parecer la necesidad de transformar la realidad es una obsesión del ser humano, ya que no tardó mucho en comenzar a utilizar este nuevo lenguaje visual para deformar lo real en algo imaginario, inexistente.

En un principio, se puede decir que la fotografía fue considerada exclusivamente como recurso periodístico y de registro. No era considerada dentro del campo de las artes, pues se pensaba que no había material creativo detrás de la acción de fotografiar la realidad. Con frecuencia solía pensarse que una buena foto era producto de estar en el momento preciso, en el lugar preciso y con una cámara en la mano. Sin embargo, algunos artistas, como los pictorialistas ingleses del siglo XIX o los puristas estadunidenses de principios del siglo XX o, o artistas individuales como László Moholy-Nagy y Man Ray, todos ellos reconocieron el potencial artístico-expresivo de la fotografía. Ray, por ejemplo, descubrió la fascinación ejercida por los objetos que, al ser desplazados de su contexto original, adquirían un valor estético distinto y se les conceptualizaba de maneras diferentes.

Si en los años 20 y 30 Surrealismo fue un movimiento que apoyó el desarrollo expresivo de la fotografía, a mediados del siglo XX la penetración de los medios de comunicación, la explosión de la publicidad y los experimentos de los artistas pop y de vanguardia reafirmaron el uso extendido de la fotografía como un componente más de su producción artística. Artistas como Warhol y Rauschenberg despertaron la inquietud sobre las alternativas de aplicación gráfica de la fotografía. Las nuevas técnicas como el fotocolage, la fotografía de puesta en escena y los medios técnicos que ofrecían la manipulación de lentes, la película y el papel fotográfico, llevaron a la fotografía a nuevos horizontes e incluso la consagraron como medio idóneo para plasmar y registrar proyectos conceptuales, tales como las obras de Land Art de Robert Smithson.

Robert RauschenbergRobert Rauschenberg.
Pilgrim
, 1960.

Todos estos antecedentes permitieron alcanzar una nueva fase de exposición y manejo de las imágenes fotográficas. Hoy, el uso de nuevas tecnologías y medios digitales están ofreciendo a los artistas nuevos retos de exploración y experimentación visual. Hoy en día son pocos los artistas que no han incursionado (aunque sea como simple prueba o experimentación) en el uso de la computadora y los medios digitales para desarrollar ideas y formas de expresión. Las posibilidades de transformación y representación que nos permiten estos nuevos medios son tan vastos como impredecibles.

Al respecto han surgido polémicas sobre el uso de los medios digitales dentro de la fotografía. Hay algunos artistas que lo consideran “tramposo”, pues ya no se trabaja en el negativo producido por una impresión lumínica sino en un soporte digital totalmente manipulable. Es cierto que es muy fácil, para cualquiera que tenga acceso a una computadora y ciertos dispositivos, tomar una imagen, pasarle unos cuantos filtros con el Photoshop y lograr efectos visuales y ediciones muy atractivos. Desde mi punto de vista, esta manipulación digital no necesariamente significa una trampa, comenzando por el hecho de que la computadora no genera ideas y sin ideas no hay arte.

Antes de defender el uso o rechazo de los medios digitales, hay que considerar las razones por las que algunos prefieren los medios tradicionales. Por ejemplo, el caso del fotógrafo Misha Gordin que sigue trabajando con las técnicas análogas originales y que ha destacado por su trabajo dentro del campo de la fotografía conceptual. Él afirma que no tiene razones para utilizar los medios digitales pues prefiere la brillantez de la impresión original, aún cuando el proceso que sigue para lograr los efectos deseados en sus fotografías sean mucho más laboriosos. Sin embargo, él mismo también considera que la introducción de los medios digitales puede cambiar el concepto fundamental de la fotografía. La facilidad de producir realidades alteradas, le permitirá a los artistas talentosos, una nueva forma para expresar su mundo especial de visiones, con todos sus significados, de símbolos y de misterio.

“Todavía, creo, que es solamente materia del tiempo antes de que la tecnología digital substituya a la análoga y el acercamiento conceptual recibirá el lugar bien merecido en el arte de la fotografía”. (Misha Gordin).

Misha Gordin
Misha Gordin
Misha Gordin. "Serie Shout"

No hay que olvidar que el sentido actual de la fotografía ya no es sólo el reflejo inmediato del mundo real, sino crear ideas y sumarlas a la realidad. Joan Fontcuberta, considerado como un fotógrafo postmoderno que ironiza sobre la realidad y sobre los roles adquiridos por la sociedad de consumo, afirma que, del mismo modo en que la fotografía emancipó a la pintura de la representación realista, hoy las tecnologías digitales le están devolviendo el favor a la fotografía.

Joan FontcubertaJoan Fontcuberta. Muestras de la lupa
binocular. Planetarium.
La computadora ha revolucionado y transformado nuestra vida cotidiana y la forma de comunicarnos. Se están gestando movimientos culturales y sociales que se manifiestan casi como cultos religiosos; cibernautas, ciberhippies, ciberdélicos, hackers, ckackers y phreackers son algunos de los nombres que empiezan a ser no sólo la descripción de grupos de jóvenes fanáticos de los videojuegos, la programación o el Internet, además representan todo un movimiento social que se está manifestando en prácticamente todos los aspectos de la vida humana.

Las nuevas tecnologías han permitido explorar nuevos territorios de expresión. Con la utilización de recursos de toda índole, desde proyecciones múltiples hasta instalaciones luminosas, fibra óptica, videoproyecciones y toda clase de dispositivos, los creadores brindan imágenes de gran impacto visual y espacios ambientados sólo imaginados por la ciencia ficción, como es el caso de las obras del estadunidense Bill Viola. La posibilidad de manipular las imágenes es tan grande que los resultados nos hacen dudar de nuestra capacidad de percepción. Montajes y retoques nos presentan situaciones tan verídicas que hacen que la realidad parezca sólo el reflejo de la ficción. Al mismo tiempo que encontramos imágenes que nos presentan una realidad tan cruda o fantástica que nos es difícil determinar si son realmente verídicas.

Es el caso, también, de algunas de las fotografías tomadas a Sterlac, el artista de origen australiano, que nos muestran sus atrevimientos corporales realizados en sus performances, donde podía pasarse días atrapado entre dos tablas colgadas del techo y con la boca y los párpados cosidos con hilo quirúrjico, o aquel en que se hizo perforar el cuerpo con aros metálicos y se colgó con cadenas enlazadas a los aros.

Bill ViolaBill Viola, Slowly Turning
Narrative
, 1992. installation
.

StelarcStelarc, The Virtual
Arm Project
, 1991.

Christian BoltanskiChristian Boltanski,
Instalación
, 2000.

Estas imágenes son tan brutales, tan espectacularmente aterradoras que cualquiera que desconozca que son el registro auténtico del evento, podría pensar que fueron fabricadas con medios digitales. Por otro lado, encontramos ejemplos como las instalaciones de Christian Boltanski, artista francés con una larga trayectoria dentro del arte contemporáneo, que utiliza viejas fotografías provenientes en su mayoría de archivos familiares o escolares para trazar, mágicamente, líneas de historias y vidas individuales a través de la creación de espacios llenos de pequeñas luces, que nos invitan a centrar nuestra atención y reconocer a cada uno de los personajes de una manera casi narrativa. Boltanski hace uso de fotografías tradicionales y antiguas y las convierte, utilizando luz, proyecciones o reflejos, en instalaciones absolutamente contemporáneas.

Christian BoltanskiChristian Boltanski, Reflexion, 2000.
Museum of Fine Arts, Boston.

Zoe LeonardZoe Leonard. Bear Paw Hanging.

Daniel CanogarDaniel Canogar, Transfusiones: pieza 3.
1995
.

No toda la fotografía actual intenta transformar o manipular la realidad; mostrar o enseñar el mundo tal como es, no ha dejado de ser un motivo fundamental y un tema recurrente de los artistas actuales. Es el caso, por ejemplo de la artista neoyorkina Zoe Leonard que con una frialdad casi documental nos muestra imágenes escalofriantes de la realidad, como su serie de fotos de animales muertos tras haber sido mutilados por el hombre, tal como Bear Paw Hanging en donde nos golpea con la imagen de la pata desollada de un oso que cayó en una trampa. Otra artista que nos impacta por su capacidad de captar una realidad desde una perspectiva muy original es la española Cristina García Rodero que en su serie de fotografías de los rituales vudú en Haití entrega imágenes de cuerpos en movimiento, expresiones de dolor y alegría y ritos que presentan la dualidad entre la vida y la muerte, concentrando su mirada de un grupo de personas que revelan de manera fascinante y, en muchos casos inquietante, la condición humana.

Parece que nos acercamos nuevamente al comienzo, la fotografía no detendrá su evolución, la lista de artistas que están trabajando tanto con sistemas tradicionales como con medios digitales, animaciones, videos y proyecciones, es extensa. La temática principal de muchas de estas obras no es muy diferente a la de los trabajos realizados por otros artistas, y parece girar en la disyuntiva de seguir buscando o cuestionando, según el caso, la utopía del mundo perfecto (aunque la perfección está más allá de lo humano) mientras habitamos la pesadilla del caos y la búsqueda conflictiva de una nueva identidad, más incorpórea y virtual, menos política y ontológica. Al parecer, la nueva utopía denscansa hoy en el mundo digital, donde sí existe la posibilidad para la imaginación total y abierta y la aventura visual ilimitada.

Cristina García RoderoCristina García RoderoCristina García Rodero

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 10.06.2002