Directo al corazón: mitos recobrados en la obra de Jörg Dobrovich

Replica21

Gabriela Galindo

Jörg DobrovichMujer y pájaro, 2002. Collage y técnica mixta/tela.

El impacto que provocan las figuras, imágenes y esculturas prehispánicas en los artistas no es algo nuevo, pintores, escultores y escritores de varias partes del mundo se han mostrado afectados por la simbología, mitos, tradiciones y manifestaciones de estas culturas y encontramos representada nuestra propia idiosincracia desde prespectivas muy diversas; baste recordar a Henry Moore, Malcom Lowry o D.H. Lawrence. Sin embargo sigue siendo sorpresivo que artistas extranjeros nos muestren caras ocultas de nuestra propia cultura.

La identidad cultural es un recurso indispensable para la supervivencia de un grupo, y sus ingredientes capitales son mitológicos. Elementos concretos que parecen esenciales a primera vista, resultan prescindibles, según la evidencia histórica, y en ocasiones es necesario recurrir a las visiones de personas ajenas a nuestra cultura para reconocer con mayor nitidez ciertos ingredientes que parecen estar escondidos.

Este es el caso del pintor austriaco Jörg Dobrovich (Graz, 1940) quien después de haber vivido en nuestro país retoma elementos simbólicos, figuras y fragmentos de su encuentro con las culturas maya y zapoteca y los reinventa de una manera personal y auténtica.

Destaca su preferencia por la forma y el color contenidos en un espacio más definido por su pesantez sólidamente arraigado en la tierra, de la cual parece no desprenderse; el ritmo interno de las figuras femeninas entrecortadas, los salientes y los remetimientos de las imágenes, se recogen creando una unidad plástica que no interrumpe o hiere el espacio circundante. El predominio de las superficies redondeadas se plasman en una justa proporción armónica de las representaciones míticas.

La intención parece ser, en concecuencia, la transmisión de un mensaje por medio de un lenguaje simbólico que trata de respresentar espacios habitados por seres supra e infra-humanos, que participan de la dualidad de un cosmos dividido que, por un lado está regido por deidades y por el otro, habitado por los muertos y seres del inframundo.

Jörg DobrovichGlifos 2, 2002-06-18. Técnica mixta/tela.De esta manera, se distinguen seres que encarnan las energías de la vida o la muerte, representados como mujeres fragmentadas o asociados con animales nocturnos. Con referencias claras a la concepción maya que consideraba al cosmos dividido en tres grandes ámbitos: el espacio inferior, regido por las deidades del inframundo. La tierra, como el espacio humano por excelencia, y finalmente, por encima de todo estaba el cielo, habitado por los rectores y dioses del universo.

 

Jörg plasma en su trabajo la esencia del color contrastante, del claroscuro festivo, de la simbología prehispánica en el color y la forma Sus colores están siempre relacionados con los contiguos en un fluir continuo y en condiciones cambiantes. Pareciera como que los colores están interactuando constantemente. En esta interacción de colores brillantes resalta la luz, el blanco y la claridad de su trabajo atenúan la fuerza brutal de la simbología estallada en sus imágenes. El universo de su obra nada en luz, todo parece vivo e iluminado y sus figuras parecen ser como los receptáculos de una energía inagotable.

Asimismo, recurre al uso de recursos como plumas, hojas de bambú o, inclusive, unas vendas ensangrentadas con las que el mismo Jörg se cubrió cuando fue mordido por unos perros al invadir una propiedad privada con el objeto de colectar algunas plumas de un gallinero.

Jörg descubre la nobleza de los materiales, la utilidad estética del simbolo y la morfología de los colores en una proporción de intensidad emotiva.

Quizá lo que me asombró es la originalidad. Pero hablo de una originalidad desde la perspectiva que plantea Kierkegaard, quien supo que la originalidad nace del centro de la angustia y que consiste en volver a intentar lo que han intentado otros artistas: refutar la evidencia de la muerte. Con pintura, con bronce, con palabras o sonidos... no importa. Lo importante es robarle a la muerte sus propios materiales, luchar por la vida con la forma y la materia de sus despojos.

Su obra está concebida como un carro lleno de significados, metáforas convertidas en símbolos que nos remiten a nuestras raíces que a pesar de nuestro orgullo y vanidad, nos comportamos como si no supiéramos nada de nuestra herencia auténtica.

Jörg DobrovichÍdolo, 2000-2001. Técnica mixta, acrílico y gis/papel.Jörg DobrovichPaisaje nocturno (díptico), 1999. Collage y técnica mixta/papel.Jörg DobrovichPaisaje con ángel caído, 2002. Plumas y técnica mixta/tela.

De todo corazón, incluye 22 obras y concluirá el 1 de agostode 2002 en la Galería Metropolitana.
Después itinerará en el Museo de la Ciudad de Querétaro y en la Galería Alva de la Canal, en Jalapa, Veracruz.

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

Fecha de publicación: 20.08.2002