Roberto Mata: El surrealismo visto desde este lado del mundo

Replica21

Gabriela Galindo

Roberto Mata pintor de origen chileno, falleció este sábado 23 de noviembre de 2002
a los 91 años en el poblado italiano de Civitavecchia.

Roberto MataRoberto Mata nació en Santiago de Chile en una fecha que, casi parece cabalística: 11 de noviembre de 1911 (11/11/11). De ascendencia hispano-francesa, inició sus estudios de arquitectura a instancias de sus padres, quienes la consideraron una profesión más conveniente que la pintura. En 1934 ingresa como aprendiz al taller de Le Corbusier y entra en contacto con el grupo encabezado por André Breton con quien entabla una profunda amistad. Hacia el año de 1937 Roberto Mata ya formaba parte del grupo de los surrealistas.

En 1938, la revista Minotauro publica un texto de Mata titulado “Matemática sensible-arquitectura del tiempo” donde se opone al racionalismo por medio de un constructivismo orgánico inspirado en el cuerpo, y propone un mobiliario con paredes "como lienzos mojados" que libere al hombre "de todo su pasado de ángulo recto". Mata estaba manifestándo los inicios de lo que sería la propia conceptualización de su trabajo.

Roberto MataEdulis. 1942.

Roberto MataThe Infancy of Concrentation. 1964.

El movimiento surrealista influye profundamente en Mata, provocando en él, un interés analítico de las formas, las ideas y los conceptos. Su relación con poetas y escritores surrealistas, lo llevarán al estudio del lenguaje, los símbolos y grafias que más tarde se manifestarán en su trabajo.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, emigra hacia Nueva York, donde entra en contacto con pintores como Gorky, Montherwelln y Pollock. La cercanía con las corrientes norteamericanas hacen que Mata se separe un poco, al menos teóricamente, de las determinaciones surrealistas. Sin embargo, extrañando sus raíces pictóricas, terminada la guerra regresa a París donde se establece por varios años.

La obra de Mata mantiene ese aire surrealista que lo marcó tan profundamente. Pone en relieve el concepto del azar y las relaciones implícitas entre lo aprentemente espontáneo y caótico, dejando a un lado las fórmulas racionales de conceptualización visual. Presenta mundos mágicos, fantásticos, de espacios ilimitados que no parecen terminar jamás.

Quizá la diferencia fundamental de la obra de Mata, en comparación con otros surrealistas, es que el artista chileno no utiliza imágenes del mundo real, son visualizaciones imaginarias que nos remiten a estados profundos, casi inconscientes, pero que no provienen del campo de la experiencia visual. Mata crea sus propios iconos, su propio lenguaje simbólico, evocando de forma sutil elementos materiales: fuego, agua, cuerpos.

Esta característica, ha provocado que Mata sea calificado como un artista abstracto, más que surrealista. Sin embargo, como Bretón mismo afirmó, las imágenes que no pertenecen al lo real, no necesariamente son imágenes abstactas. El mundo de Mata es un mundo imaginario que revela espacios estelares e intersecciones de estados flotantes y en movimiento.

En su trabajo podemos observar la mezcla furiosa de colores junto a una textura ligera, casi transparente que devela un grupo de objetos que flotan en un espacio acuoso. Mata utiliza el color para mostrar espacios devorados por la luz, colores que se sustraen en la sombra, caóticamente ordenados por ligeras líneas o redes imaginarias que se sostienen mágicamente en el aire.

Roberto Mata The Unthinktable. 1952.

Roberto MataLa tierra es un hombre. 1941. Roberto MataSun Dice. 1947.

Matta nos transporta a un espacio de figuras con rasgos antropomórficos que danzan libremente en el espacio y que parecen haber olvidado las leyes naturales de la gravedad y el tiempo. Estas formas inventadas, enigmáticas, son, en muchas ocasiones, acompañadas de textos reveladores, con juegos lingüísticos, típicos de la literatura surrealista.

La obra de Mata fue elogiada por artistas como Duchamp y Picasso, sin embargo, él nunca se llegó a considerar como uno de los “grandes”. Con un gran sentido del humor, se refería a sí mismo no como pintor sino como un paquete de glándulas que segregan. Sus últimos años los pasó en una pequeña ciudad italiana donde desarrolló una serie de trabajos de tipo artesanal.

La trayectoria de Mata es ahora reconocida mundialmente. Hace un par de años, el gobierno de Chile hizo un reconocimiento a este gran artista emitiendo una serie de estampillas que rememoran su obra. Asimismo, el artista recibió un homenaje en Francia por el presidente chileno, Ricardo Lagos, en una visita oficial que realizó en abril de 2001.

Roberto MataComposición en magenta: el fin de todo. 1943.

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 20.02.2003