Juegos y reposiciones, Artfest 2006

inmaculada abarcaInmaculada Abarca.

Guillermo García

daniel navarroDaniel Navarro. Sin título (2006).

Por segundo año consecutivo se realizó el concurso internacional de arte convocado por el World Trade Center de la ciudad de México, en el que participaron creadores locales y extranjeros residentes en el país. El comité organizador, encabezado por el empresario Juan Navarro y el curador Edgardo Ganado, designó como jurados a los curadores José Luis Barrios, Guillermo Santamarina, las artistas Mónica Mayer y Mónica Castillo y la galerista Patricia Ortiz Monasterio.

Los jurados otorgaron tres premios de adquisición por cien mil pesos (10 mil dólares aproximadamente) a los artistas Alejandro García por Vader and the Death (2006) un video de animación con muñecos de la saga Star Wars, acompañado con música típica del norte de México; Sergio Daniel Navarro de Alba, un ensamblaje de cajas de cartón Sin título (2006) y el pintor Gabriel de la Mora con D.M.M.I. (2006), una pintura trabajada con acrílico y pelo sobre tela.  

Además de los premios el jurado decidió otorgar mención honorífica a los artistas Anibal Catalán por la pintura deconstructivista The Fall (2006), Jorge Adrían Castellanos Velásquez por el paisaje fantástico Montaña (óleo/tela, 2006), y a José Luis Rojas Pacheco por el arte-objeto que presenta  un automóvil todo terreno con figuras de cerámica disfrazadas de terroristas musulmanes, Talib-van (2006).

Jeanette BetancourtJeannette Betancourt. In transit (2006)

Los premios y la selección de obra fue hecha bajo el criterio de obra para espacio público. La zona de exposición ocupa los pasillos de cuatro pisos de la inmensa torre del WTC. Sin embargo, los artistas y el público general se mostraron inconformes con la distribución de la obra, puesto que la presencia de cafeterías y establecimientos comerciales rompe a menudo con la secuencia de las obras y llega incluso a confundir. La propuesta de los artistas más afortunados cumple con el cometido de arte público y encontró espacios en los que funcionaba adecuadamente. Tal es el caso de la pieza de Jeannette Betancourt, que presentó una enorme ala de insecto adosada al cancel de cristal del recibidor principal (In transit; tul, hule y ventosas, 2006).  

Sin embargo otras piezas no corrieron con igual suerte en la museografía y se perdían en los muros en medio de las escaleras eléctricas o simplemente estaban a merced de los transeúntes, como lo fue la obra de la española Inmaculada Abarca: una larga serie de fotografías y un paisaje blanco armado con ombligos humanos obtenidos de personas en la calle mediante un vaciado de yeso, que situado en el piso parece una tina de arena para colocar colillas. Art fest no es una exposición como tal, sino una muestra de las obras concursantes y el discurso de las mismas se fracciona y se confunde con los logotipos de los patrocinadores; tal es el caso de las latas de Pepsi presentadas sobre pedestales a manera de esculturas, pese a que en las latas se reproducen obras de artistas locales.

La selección del jurado también ha sido controvertida dado que el premio de adquisición de Daniel Navarro, es una pieza efímera colocada en torno a una escultura del artista Sebastián (escultura geométrica de acero policromado de unos 15 metros de alto) cuya pretensión artística más evidente es la de ocultar la obra y replicar la torre del WTC, pero que no va más allá de la oclusión visual del espacio público. Para el museógrafo de la muestra, Jorge Reynoso Pohlenz: "fuera de la generalmente confortable burbuja del museo o la galería, las creaciones se encuentran sometidas a las mismas contrariedades de espacio, clima y tráfico que nosotros los mortales. Hay que admitirlo: los espacios públicos del WTC no ofrecen diáfano trazo o las facilidades instaladas de un museo(...) La articulación del espacio museográfico se asemeja a una disposición de cartas que los visitantes ponen en juego".

Daniel de la MoraGabriel de la Mora. D.M.M.I. (2006)

La selección, por lo demás, muestra un giro considerable con respecto a la primera edición de Artfest, en la que se premió proyectos más conservadores. En esta ocasión es patente la abundancia de dibujo cercano al cómic y a las ilustraciones fantasiosas, con algunos notables ejemplos de intimidad poética como es el caso de los dibujos a tinta Mónica Dower dotados de un carácter tomado del medio oriente (Mujeres Flotantes ), los bestiarios naturalistas de Marcos Castro (Montaña y Ascender), y la narrativa teatral brechtiana de la peruana Rita Ponce de León (¡Ah! ¡Estas cosas sólo suceden en la pared! 2006), que realizó su monumental dibujo como una puesta en escena directamente sobre el muro.

Sobre el tema de las identidades basadas en visiones del cuerpo humano resultan destacables las fotografías de la cubana Katiuska Saavedra, autorretratos tomados en baños públicos y privados sobre reflejos de su figura en espejos, manijas y picaportes. Y por supuesto las delicadas obras de Gabriel de la Mora: la primera de un adulto y otras dos de infantes semidesnudos ataviados con máscaras de piel y acompañados de dibujos realizados con pelo de caballo sorprendentemente bien logrados, que reproducen personajes del mundo de las fantasías animadas. La obra, presentada justo frente a la entrada de la tienda Sears, disparó entre algunos de los legos asistentes la polémica sobre la sutil perversión del imaginario y el cuerpo infantil. A fin de cuentas Artfest es un reflejo de lo que sucede al arte cuando entra en el mundo de la realidad y le devuelve un reflejo expresivo distorsionado.

monica dowerMónica Dower. Mujeres flotantes (2006) alejandro garciaAlejandro García. Vader and the Death (2006)

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 13.12.2006