PARACAIDISTA - av. Revolución 1608 bis / Intervención de Héctor Zamora en el Museo Carrillo Gil

Replica21

Enrique Jezik

Héctor ZamoraInterior de la vivienda.

El proyecto de intervención a la fachada del Museo Carrillo Gil llevado a cabo por Héctor Zamora (México D.F., 1974) parece ser una suerte de excrecencia adosada al edificio, que plantea una serie de comentarios sobre ciertas zonas difusas de los límites entre arte y arquitectura. La obra consiste en una estructura aparentemente rudimentaria que se extiende sobre las paredes del edificio, construida visiblemente con materiales humildes y de bajo costo: madera y láminas de cartón con chapopote, que dan una apariencia, a primera vista, de construcción improvisada. Pero esto es un efecto buscado. La pretendida torpeza que imita las construcciones hechas a toda prisa por invasores de terrenos vacíos en busca de un lugar donde vivir, esconde un trabajo estructural altamente elaborado.

Quizá podríamos considerar esta obra como una especie de propuesta de sistema constructivo, campo expandido de la autoconstrucción en tanto recurso vital de los estratos sociales más depauperados. Algo contradictorio, sin embargo, porque implica complejos cálculos estructurales no sólo para diseñar los módulos que integran el esqueleto de esta vivienda, sino sobre todo para dimensionar las grúas que sostienen la estructura íntegra colgada del techo del edificio, asegurando el requisito institucional clave: que la fachada no fuera alterada físicamente en lo más mínimo. Quizá, como no existe tal condición en la pocas barrancas y aleros rocosos que aún sobreviven intactos en los bordes de la ciudad, esta propuesta constructiva solucionaría problemas para poblar esos casi inaccesibles pero posibles "lotes" verticales o suspendidos.

Si bien la solución formal adoptada por Zamora remite directamente a las teorías de Lebbeus Woods y sus ideas anarco-antiarquitectónicas (recordemos las Free Zones para Zagreb en épocas de guerra, a principios de los 90), la contradicción mencionada lleva a pensar también en la propuesta que Rem Koolhaas hiciera en Brasil, de construir estructuras-soporte para facilitar el inevitable crecimiento de las favelas en espacios urbanos residuales (debajo de puentes ferroviarios o nodos de autopistas, por ejemplo).

Héctor ZamoraMaqueta de la vivienda efímera.

La estructura adherida al museo está configurada internamente como espacio habitable y funciona efectivamente como morada del artista, que invita al público, previa cita, a visitarlo.

Héctor ZamoraMomento en la construcción de la vivienda.

Me parece interesante la decisión de Zamora de instalarse en su propia construcción, hacerla su casa y vivir ahí durante el tiempo que dure la intervención al museo. Más allá de las declaraciones de maestría estructural y de reflexión sociocultural periférica, la decisión de habitar personalmente la obra implica asumir la estructura habitable como tal y entrar de lleno en esa interferencia entre espacio público y espacio privado que el proyecto representa.Además de las declaraciones que tratan empeñosamente de integrar la intervención de Zamora a una lectura de tipo político social (lectura inevitable dado el título de la obra), el discurso que rodea esta pieza híbrida entre arte y arquitectura se refiere, principalmente, a la situación parasitaria en la que la obra obtiene sus requerimientos "vitales" (agua y electricidad) sustrayéndolas del edificio.

La metáfora del parásito, recurrente en el texto de Gonzalo Ortega, curador del proyecto, y en el discurso del artista, resulta por lo menos ingenua. Habría que caracterizar la relación entre este elemento adherido y su soporte más bien como un sistema simbiótico: en la simbiosis, huéped y anfitrión obtienen ventajas particulares de su mutua interdependencia. Así, mientras que la intervención de Zamora existe gracias a ciertas condiciones favorables en el aparato cultural, también la institución se ve beneficiada por la imagen de apertura y contemporaneidad que el apoyo (literal, en este caso) a un proyecto de esta naturaleza le proporciona.

Héctor ZamoraMaqueta de la vivienda efímera.

Héctor ZamoraProceso de construcción. Héctor ZamoraAspecto final de la fachada.

Fotografías de Fernando Medellín.

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 15.09.2004