Miguel Ángel Madrigal: Utopia Boulevard

Miguel Ángel MadrigalEspacio Banff, 2008

Cisco Jiménez

Cuernavaca, la que fuera una de las ciudades mas cosmopolitas, bellas e interesantes, meca de artistas modernos, rodeada de mitos y leyendas que la vinculan con Malcom Lowry, Diego Rivera, y Maximiliano de Habsburgo,  es hoy una capital venida a menos en los últimos años debido a una serie de gobiernos corruptos, depredadores y saqueadores,  así como también al “tsunami” de inseguridad y violencia que afecta a nuestra ciudad en la actualidad. No obstante, la capital de la Primavera se ha convertido en semillero de artistas jóvenes, que exportan su obra a la ciudad de México y al mundo,  a pesar de que carece de galerías y de un museo de arte contemporáneo.

La propuesta artística de los múltiples artistas  de la localidad muestra una diversidad de posturas y cuestionamientos, varios dignos de tomarse en cuenta, analizarse y promoverse; tal es el caso de Miguel Ángel Madrigal (1974) que llegó a radicar en Morelos hace veinte  años. Madrigal es un escultor e instalador con una trayectoria sólida y contundente, que ha realizado proyectos en Bogotá, Nueva York, Ciudad de México, Bilbao, Banff, Guatemala, Tokio, entre otras capitales y por supuesto en Cuernavaca.  Sus esculturas funden mundos distintos: lo animal con lo urbano, el diseño y el arte.  Su trabajo más reciente consiste en dos instalaciones mostradas en la Galería del Centro Morelense de las Artes, escuela pública dedicada a la enseñanza donde Madrigal ha sido un exigente maestro durante siete años, y en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca.

Miguel Ángel MadrigalMemoria 1, 2010 Miguel Ángel MadrigalEspacio Banff, 2008

Ambos proyectos resueltos de una manera inteligente y con una factura impecable plantean la relación del ser humano y los sistemas de circulación en los espacios arquitectónicos y la urbe. Sus instalaciones plantean un cuestionamiento acerca de los desplazamiento rutinarios,  muchas veces impuestos por desde el diseño urbano; basta recordar los pasillos de aeropuertos o las  áreas corporativas donde se puede circular sin tener ninguna experiencia sensible, uno no se puede detener ni reflexionar solo pasar, son lugares "neutrales", carentes de humanidad, es el "no lugar" que existe físicamente pero que no tiene memoria o simboliza algo.

Miguel Ángel MadrigalEscaleras, (Detalle) Instalación, Instituto Morelense
de las Artes. 2012.

La instalación de Miguel Ángel en el Museo de la ciudad es una reproducción a escala 1:10 del atrio, pasillos y barandales del Centro Morelense de las Artes, la cual resulta muy similar al atrio del Museo de la ciudad. En su obra la arcada  y barandales son repetidos y superpuestos a manera de crear la ilusión de una sucesión infinita de pisos  hacia arriba como abajo, dispuestos a la manera de un "trompe l'oeil" tridimensional, donde el espectador voyerista puede asomarse por una mirilla  y apreciar el túnel vertical arquitectónico que se sucede "infinitamente" y hasta donde la mirada lo permite. Como la factura de estas maquetas son perfectas pareciera que se trata de un juego de espejos que hacen que la imagen se repita incontablemente; sin embargo no es así, ya que todo lo que uno observa está ahí y existe, es una fascinación y una trampa a nuestra percepción y una metáfora de las grandes ratoneras inescapables en las que muchas veces se convierten las ciudades,  donde no hay otro lugar por donde circular que no sea aquel que obligadamente hay que seguir.

Lo mismo ocurre con la  segunda obra que ofrece al espectador un túnel horizontal donde uno observa por una mirilla de frente  aparentemente hasta el infinito, de igual manera la mirada nos hace creer que se trata de un juego de reflexiones de espejos, pero la maqueta se continua horizontalmente hasta que la obscuridad y la distancia hace desaparecer el trayecto de este pasadizo. Ambas instalaciones constituyen una afortunada intervención de los espacios arquitectónicos existentes.

La obra presentada en el Centro Morelense de las Artes trata de varias escaleras con barandales, también en escala 1:10, fabricadas con  acrílico transparente, cortadas en láser y suspendidas en el espacio de la sala con hilo de nylon transparente creando un espacio ilusorio formado por  cuadrantes y planos arquitectónicos cuyo efecto de sombras produce un laberinto que el espectador puede penetrar y subir y bajar dichas escaleras y perderse en sus pasajes y distintos niveles tal y como si se tratara de una traza urbana o cuadricula renacentista. Se trata de una metáfora del orden y la lógica de los planos y niveles, base de la estructura del comportamiento humano, que se ha desgastado a consecuencia de la aceleración del tiempo, la especulación  del espacio y la pérdida del sentido común en los seres humanos.

Miguel Ángel MadrigalEscaleras, Instituto Morelense de las Artes

Cerca de Cuernavaca existe el bello y apacible pueblo de Tlayacapan donde después de la conquista Española la orden de los Agustinos  planeó y construyó un pueblo basado en los preceptos  utopistas de la época,  específicamente el de san Agustín de Hipona y Tomas Moro, así como en las ideas neoplatónicas del Renacimiento. El pueblo fue levantado sobre el mismo trazo prehispánico de cuadrantes basados en 26 sitios relacionados con calendarios agrícolas y zodiacales y en función de los 4 puntos cardinales, creando una  perfecta relación harmónica con el medio ambiente y la orografía de la zona.

Sin duda, el ejemplo de Tlayacapan es un símil de lo que sucede entre la obra de  Miguel Ángel Madrigal  y las estructuras arquitectónicas modernas, entre el esquema ideal  de la ciudad utópica y el resultado real; su obra  pone en entredicho y al descubierto  la relación entre nuestros desplazamientos  y los espacios por los que transitamos y habitamos así como los condicionamientos a los que somos sometidos constantemente por los sistemas políticos y económicos que nos reducen a un estado de subyugación, control y manipulación.

Miguel Ángel MadrigalEstructuras Absurdas, 2008

Miguel Ángel MadrigalPiezas 75 y 81

Miguel ängel MadrigalPieza 91

Miguel Ángel MadrigalEscaleras, Instituto Morelense de las Artes

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 14.12.2012