Promo

Replica21

Ulises Mora

Desde el nacimiento de la publicidad como tal, ésta se ha nutrido del arte, sin embargo los tiempos actuales parecen plantear una tendencia contraria: los artistas, reflejo de su realidad, recurren a lo que a través de los nuevos métodos de industrialización de la imagen se ha convertido también en la industrialización de la visión. Es decir que los artistas no han permanecido al margen del bombardeo de la publicidad, y han decidido pasar de la pieza producida (como la pintura) a la reproducida, (como el anuncio) en imágenes seductoras y mitificantes de nuestros deseos, como el espectacular (o billboard) que se debate en una lucha contra el entorno por causar el mayor impacto en menos tiempo. Algunos de los artistas mexicanos que en fechas recientes han Sobre lo otro, creo que son varios los artistas mexicanos que recientemente se han referido al tema de la publicidad; a veces atacándola, como la anti-campaña de Lorena Wolffer a la campaña del Palacio de Hierro; otras utilizando sus medios, no su concepto, como los espectaculares de Diego Toledo, o simplemente realizando intervenciones sobre la publicidad ya existente, como las manipulaciones de Diego Medina sobre carteles publicitarios.

En la exposición colectiva Promo el abordaje al mundo de la publicidad es más directo: el producto anunciado es el anuncio mismo, el medio es parte primordial del mensaje, el artista es el publicista y, eventualmente, la mercancía involuntaria. De igual manera, el catálogo con los trabajos de Stefan Brüggemann, Terence Gower, Ulises Mora y Edgar Orlaineta, es un compendio de comerciales de los patrocinadores; los mitos personales adoptan forma de campañas y la agencia es la galería.

Cada artista eligió una campaña personal, reflejo de aquello que le interesa "promover" para que finalmente sea consumido. (no sólo comercialmente sino también conceptualmente por el espectador). Así, por ejemplo, Brüggemann especula sobre cómo se podría orquestar una campaña para vender autos, pero no último modelo como se suele ver, sino usados; de hecho, Stefan utilizó un Cutlas 92, perteneciente a uno de sus amigos, y en el billboard realizado por él se muestra el interior de este automóvil a una sensual modelo, tratando de contrarrestar lo "usado" del auto.

Terence Gower, artista visual canadiense,en esta exposición anuncia de modo sofisticado un producto ya existente, pero que originalmente no va dirigido al público de una galería de arte:.coloca a la gama de shampoos Vanart en un billboard en el que se lee "La Familia Vanart", introduciendo así un producto barato, con un "look" corriente, en un espacio prestigioso y exquisito(?).

Edgar Orlaineta optó por promocionar un artículo inexistente, producto de la virtualidad de su computadora, utilizando el diseño gráfico de un simpático submarino caricaturizado con la cara de Melody (la de hello kitty).
En mi caso, opté por promocionar la exposición misma y la propia imagen de los cuatro artistas participantes en esta muestra (presentándolos irónicamente casi como modelos), más que a nuestras obras.
En resumen, Promo es un compendio de obras con una alta calidad visual y una interesante fundamento conceptual, que coloca en el eje de la discusión a la relación del arte y la publicidad en nuestros tiempos.


Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 10.09.2000