Entrevista a Manuel Sáez

Replica21

Esther Massry

Manuel SáezManuel Sáez, Sin Título. 1988. Manuel SáezManuel Sáez, Sin Título. 1988.

Uno de los principales representantes de la pintura valenciana contemporánea es Manuel Sáez, quien ha consolidado una propuesta internacionalmente reconocida por la frescura y capacidad de sorpresa que contiene la vivacidad de su paleta y la sencillez de sus objetos.

Su forma de pintar refleja dosis de buen humor e ingenio, que llevan implícito un juego conceptual poético e ironico. El tratamiento formal está relacionado con el arte Pop, pero la intención rebasa lo ilustrativo, posee una carga expresiva que da a sus figuras otra dimensión. A primera vista destaca la factura impecable, precisa y elegante. Para elaborar sus pinturas Manuel parte de figuras, colores y texturas del entorno cotidiano; sus historias y experiencias, expresadas a través de zapatos, aviones, guantes, gafas, chupones o botas, entre otros.

Manuel recuerda su primera etapa, hace 20 años, como naturalista. Comenzó con bodegones, a los que ha recurrido nuevamente desde otro tipo de tratamiento y enfoque, en cambio sus obras más recientes están integradas por imágenes provenientes de los medios de comunicación con las que realiza una especie de collage. Otro de los temas que ha abordado en sus composiciones es el de figuras humanas a las que se refiere como autorretratos.

¿En qué consiste el carácter autobiográfico de tu obra?
Mi trabajo es autobiográfico porque haga uno lo que haga, se autorretrata, no puedes mentir. Yo creo que la pintura es como la escritura porque tú puedes hacer un análisis grafológico.

 ¿Cuál es el proceso para la elaboración de tus imágenes?
Siempre llevo una cámara fotográfica, así he ido acumulando imágenes que distribuyo en el estudio hasta que me enamoro de una de ellas, de la imagen finalista, y en ella me baso para hacer la pintura.

¿Cuál es tu opinión sobre la percepción del público a  la pintura contemporánea?
Estoy muy en contra de la sofisticación cultural, a la pintura hay que verla. Se ha hecho cierta música de vanguardia que acabó siendo música para sordos, cierto arte de vanguardia terminó siendo una imagen para ciegos. Por desgracia, no existe un mestizaje en las disciplinas, hay gente muy interesante que no se ha podido acercar al arte al no contar con un lenguaje que pueda comunicarle la propuesta del artista.

 Mis cuadros funcionan como un bombón al que se le ha quitado el celofán, se vuelve chocolate que puede estar relleno de licor. Establece un guiño con el mundo de las apariencias. El acto de pintar es totalmente erótico... mis pinturas están hechas con placer y con dolor, el acto creativo es un acto esquizofrénico, pues el tener que eliminar y calcular es un proceso a veces más placentero y a veces lo es menos.

La sensualidad de los materiales y la relación que mantengo con ellos, sus olores, su tacto y su color, influyen en mi trabajo de forma definitiva. En toda mi pintura está presente la sensualidad en mayor o menor medida, lo que pasa es que siempre manda el juego de las apariencias, algo imprescindible en el arte del amor.

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 28.12.2000