E21; crónica de un espacio independiente
Lugar emanado del vapor y el sudor de la inteligencia

Replica21

María Helena Noval

E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván EscalanteAlejandro Cortés, Axel Estrada e Iván Escalante estaban defraudados. Como muchos jóvenes que quieren entrar de lleno al arte, no sabían qué hacer con los conocimientos adquiridos y no tenían a quién acudir en busca de encargos –una galería que los aceptara--, ni cómo hacer para despegar como artistas recién titulados. La culpa era del Sistema (in)operante para los egresados de las diversas aulas encargadas de la formación de creadores (entiéndase, facultades de arte o simples diplomados y hasta humildes talleres capitaneados por artistas de fama).

En lugar de tirar la toalla y dedicarse a “ocupaciones más productivas y menos ociosas”, y pasado algún tiempo de fermentación en el ámbito cultural, decidieron abrir su propio espacio --una galería de autor--, con la diferencia de que no pretendían vender y sólo dar a conocer sus ideas artísticas. Como verán, sus propuestas van mucho más allá de la presentación de un objeto bonito o barnizado de culto artístico.

La casa que rentaron y blanquearon fue un lugar de relax --entiéndase lugar de masajes y vapor. A la primera muestra que organizaron la titularon “Intervenciones al vapor” e invitaron a los amigos por el placer de compartir y resignificar el espacio, mediante acciones y obras efímeras relacionadas con lo sensual y la cachondería.

E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván EscalanteInteresado en los asuntos relacionados con la problemática de la presentación-representación y la imagen del objeto, Alejandro Cortés, conocido como El Chino, prefiere trabajar con pocos elementos y reciclar el material de las obras. Le agarra más sabor a los proyectos y al concepto, que a las piezas terminadas de él y de otros. Como curador está consciente de que de este espacio no va a durar mucho, pues no piensa ser becario toda la vida. Le interesa generar y esperar a ver qué pasa.

Hoy que los integrantes del E21 gozan de cierto prestigio entre los morelenses interesados en el arte, por valientes, entrones y tesoneros, y que cuentan ya con una beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes--, están listos para ver las estrellas desde cerca. Ya no se sienten tan novatos: han hecho los méritos necesarios para hablarse de tú con los artistas del Centro de Arte Actual XTeresa, el Museo de Arte Contemporáneo Alvar Carrillo Gil o cualquier otra institución interesada en la llamada posvanguardia mexicana. Esa en la que muy pocos participan, pero de la que muchos museos sacan partido, pues ahora les dio por presentar fotografías y videoinstalaciones a lo bestia en cualquier parte, como si el público mayoritario estuviera realmente enterado de cuestiones provenientes del llamado mainstream.

El espacio ubicado en el 21 del a calle de Aragón y León, en el centro de la ciudad de Cuernavaca (busque la casa de fachada convencional con cautela porque es fácil pasar sin ver el letrerito que invita a visitar) fue adecuado a sus propósitos, dejando libertad para intervenirlo: hacer hoyos, clavar cosas, extender cables, tierra y piedras o proyectar imágenes.

La más reciente exposición fue el site specific work de uno de sus maestros de la escuela, Diego Toledo, cuyos intereses por el lenguaje, la tecnología y la construcción son conocidos en México de tiempo atrás. Se trata de maquetas de cartón adosadas a las paredes, de espacios arquitectónicos irreales, en las que se destacan los espacios negativos, que se ven al revés en la lectura de los planos, pues lo que pretende es jugar con el doble sentido. Las piezas denotan el diálogo con el espacio, la estructura y la inexistencia de los territorios proyectados.

E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván EscalanteLos miembros de E21 se están tomando más en serio el trabajo de gestores culturales y operan de manera más profesional -- toman en cuenta a la prensa, reciben con citas y preparan un intercambio cultural con gente del estado de Puebla. Quieren conectar provincias, para que no huela todo a capital DeFe(ñ)a o Morelos, y decidieron que harán un intercambio de llaves con la galería Albahaca de Puebla, lo cual significa que los de allá vendrán para acá a promover expos y los de acá también buscarán nuevos talentos por allá, como se dice.

Alejandro, El Chino, quien me platica todo este rollo del E21 (el espacio ya no se llama Aragón y León), me cuenta que la fiesta también es parte importante de este espacio cultural. Lo visual del arte se consume rápidamente y sobra tiempo para la reflexión, los consabidos y muy esperados cuestionamientos y la cerveza, pues la colaboración en este ambiente pseudo-escolar es lo más importante.

Lo bueno es que el compartir y departir no ha fomentado el estropicio, mismo que luego hace fama de bohemio al artista. Afortunadamente, la banda –así les llama Alejandro a sus colegas--, responde bastante bien, respetan las obras colgadas o instaladas y retroalimentan con más ideas a este espacio libre para las exhibiciones de vanguardia (¿todavía se usa este término?).

E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván EscalanteY que no se me olvide poner que el “after”, es decir, la continuación de la fiesta-reflexión, se da también en casa del artista visual Cisco Jiménez o en el Landscape, un espacio medio underground, lanzado por el Chino y Alda Casandra Carballido para que los artistas extranjeros tengan donde llegar.

Hace poco tuve el privilegio de co-curar una exposición en la que participaron varios de los que convirtieron el E21 en lo que es. Logramos organizar un circuito artístico formado por manifestaciones emergentes: se exponía “Del Pecho al ombligo” (colectiva multi-expresiva) en el Jardín Borda, el Centro Morelense de las Artes, la Galería Ánima Löte, así como eventos en la galería de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y por supuesto en el E21.

En México, país en el que se vive más del cuento que de la historia, es muy fácil hacer mitos, apologías innecesarias y discursos floridos, por eso quiero aclarar que en no estoy echándole demasiada crema a estos jóvenes artistas. Los integrantes de E21 generan proyectos sinestésicos (apelan a todos los sentidos al mismo tiempo) sin mayores apoyos y aprovechando a talentos ya establecidos, como la escultora Silvia Gruner, la pintora Magali Lara y Cisco Jiménez. Además esperan anotar en un futuro muy próximo, en su lista de aciertos, las colaboraciones de figuras como Guillermo Santamarina, Willy Cauts, etc., pues se trata de que vengan artistas y curadores, y que se impartan conferencias y se organicen seminarios.

E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván Escalante

El reconocimiento de los inventores de E21 es para el Centro Morelense de las Artes, a fin de cuentas la institución en la que se formaron. Señalan que el pequeño marco en el que concebían al arte se amplió allí, donde además de dejar de copiar caricaturas, entendieron cómo funciona el arte.

Finalmente, aconsejan a quienes no han sido paridos por el sistema todavía, que empiecen a trabajar en la exposición desde que comienzan a crear cositas interesantes y que no se esperen hasta verse de toga y birrete.E21, Alejandro Cortés, Axel Estrada e Iván Escalante

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 28.03.2004