Un intercambio de experiencias en el arte contemporáneo

Replica21

José Manuel Springer

Chemi RosadoChemi Rosado: Puente dos hermanos
(Proyectos M&M)

Eri Camara se distingue a primera vista por los vistosos colores de telas y estampados con los que se viste, traidos de su nativo Senegal. Su estatura y las resplandecientes joyas que adornan sus brazos y manos lo hacen fácilmente identificable, pero lo que lo ha hecho sobresalir en el mundo del arte es su ascendente carrera como artista, museólogo, teórico y su postura como crítico, características que lo han llevado a ocupar importantes posiciones tales como la Presidencia del Comité de Premiacion de la 49 Bienal de Venecia (2001) y ponente en la Documenta XI (1997), entre otros. Recientemente, Eri Camara organizó y dirigió el I Simposio Internacional de Teoría del Arte Contemporaneo (SITAC), realizado el pasado mes de enero en Ciudad de Mexico.

Este simposio es el primer evento de talla internacional en el que participa el Patronato de Arte Contemporáneo (PAC), organizacion no lucrativa convocada hace un par de años por Osvaldo Sánchez, a la postre director del Museo de Arte Contemporáneo Carrillo Gil. Sánchez renunció hace un par de meses a la dirección del Museo Rufino Tamayo, tras una disputa ocurrida en el seno de las autoridades culturales mexicanas. El PAC -integrado por galeristas y mecenas privados- ha estado activamente involucrado en el patrocinio de eventos y publicaciones con un perfil actual.

El SITAC es probablemente el foro que ha logrado concitar la atención internacional por ser el primero de su tipo a ser realizado en la capital mexicana, semillero de un creciente número de artistas jovenes que se ha incorporado a la escena internacional, pero también porque el evento surge en un momento en que la crisis de los museos en Mexico es evidente. Muchos esperaban que ahi se ventilaran las controversias sobre la desaparición de museos y las erráticas políticas culturales del CONACULTA, dado que los temas propuestos por Eri Camara para este foro eran Crónicas, Controversias en el discurso curatorial y Puentes. Sin embargo, los temas del museo como institucion en si y su destino en la region latinoamericana se quedaron en el tintero.

Proyectos M&MImagen del Proyecto de dibujo
durante 24 horas
(Proyectos M&M)

La primera mesa estuvo a cargo de la boricua Michelle Marxuach, directora de M&M Proyectos, lugar que busca la interacción entre público y artistas a través de proyectos multidisciplinarios ajenos a los museos. La ponencia de la curadora Mary Jane Jacob, directora, entre otros, del proyecto Places with a past para el Festival de Spoleto, en Charleston, EUA, puso en evidencia el importante papel de la investigación que requiere todo proyecto de exposición para lograr enlazar al artista con un público, especialmente cuando se trata de temas "incómodos", como la historia de la esclavitud o la anulación de ciertos sucesos de la historia misma. La separación de historias concurrentes, como la de los negros y los blancos en Estados Unidos, sirvió a Jacobs para definir el papel del artista como "trickster", es decir un mediador que traduce la realidad para un público, cuando no existen otros medios de comunicación o reconocimiento.

Si bien en Estados Unidos los recursos y las suma de voluntades pueden lograr cambios sociales a traves del arte, el discurso de Virginia Pérez Ratón devolvió el publico a la realidad latinoamericana. En la primera parte de su ponencia, Pérez Ratón se refirió a la construcción del proyecto de promoción y difusión del arte que ella encabeza en San Jose de Costa Rica, llamado Teorética. La invitada, miembro del comité de premiación de la 49 Bienal de Venecia, relató las dificultades para organizar una estructura funcional de las artes en el contexto de una región que hasta hace poco vivió sumida en la guerrilla, la contraguerrilla y las catástrofes naturales. Lo dicho por Marxuach y Pérez Ratón refuerza la desconfiaza generalizada que existe en el Caribe, e incluso México, en cuanto a la aplicación de las políticas culturales por parte del gobierno, pues usualmente las burocracias entorpecen la relación entre el arte y los artistas con un público específico o anónimo. Sin embargo, éste no es sólamente el único escollo, dado que la participación privada, tanto en el mercado como en la distribución del arte, es un factor que también suele entorpecer la realización de este tipo de proyectos.

Tete ÁlvarezTete Álvarez, sin título (Proyectos M&M)

Las dos presentaciones anteriores contrastaron con la superficialidad del discurso de José Kuri y Mónica Manzutto, de la galeria Kurimanzutto. Estos jovenes galeristas mexicanos, que montados en la carrera de los artistas que representan (Gabriel Orozco y Rirkrit Tiravanija, entre otros) realizan proyectos y organizan exposiciónes en varias ferias y locales no-artísticos, apuntaron que la diferencia básica de su galería, con respecto a otras, es precisamente el no contar con espacio físico alguno (aún cuando en las ferias de arte han rentado cubículos, como cualquier otra galería). Ante las preguntas del público, este par de galeristas se limitó a responder que los únicos objetivos de su galería son "la diversión, el lucro y el networking".

Contrastando con la ponencia de Kuri y Manzutto, la curadora mexicana Magali Arriola se refirió a las iniciativas de tres artistas que han decidido cuestionar el lugar de exposición, el museo, la galería y sus estrategias. Para ello describió el trabajo de Minerva Cuevas y Mario García, ambos artistas mexicanos que utilizan estratregias mercadoctécnicas para crear empresas que ofrecen servicios gratuitos a los usuarios y que van desde proporcionar credenciales de identificacion hasta servicios de diseño para las etiquetas de los museos. De manera profunda, en ocasiones densa, Arriola analizó también el trabajo de Carlos Amorales, quién en 1999 realizó un proyecto para el Museo Carrillo Gil, con el que puso en evidencia las las erróneas pretensiones de este museo en relación con los publicos a los que supuestamente sirve.

Entre las ideas expresadas en el Foro sobre las controversias en el discurso curatorial hay que citar la presentación de Carmen Cuenca y Michael Krichman, co-directores de inSITE 2001, evento binacional Tijuana-San Diego que ha producido imágenes y discursos emblemáticos como la del mexicano Marcos Erre, autor del caballo de Troya colocado frente a la garita de Tijuana, el automóvil lleno de rosas y abandonado en el desierto, de la mexicana Betsabee Romero, las nubes de globos del chileno Alfredo Jaar que flotaron sobre la linea fronteriza, o las proyecciones del polaco Krizstof Wodizko basadas en testimonios de trabajadoras de las maquiladoras que operan en la frontera Mexico-EUA.

Gabriel KuriGabriel Kuri: Abrev. Para Krichman, inSITE pasó de ser una bienal expositiva para convertirse en un laboratorio donde mas que centrarse en producir instalaciones en el espacio público, lo que se intenta es activar un proceso de diálogo entre artistas y comunidades. A partir de la mas reciente edición de inSITE (2000-2001) quedó claro que la inversión de tiempo y la participación de artistas con sectores de la comunidad era una forma de evitar el esquema de bienal hecha a la medida del público artístico, para así favorecer un modelo mas participativo de creación colectiva. No obstante, puede criticarse el hecho de que este tipo de eventos tan grandes y prolongados escapan a la memoria del público, que generalmente encuentra en una exposición pequeña o incluso en una sola obra valores mas duraderos. La amnesia puede convertirse en la espada de Damocles de iniciativas como inSITE.

Las bienales como prolongaciones exageradas de los museos, utilizadas como eventos de promoción política de una ciudad (especialmente a partir de los 90), fueron el foco de presentaciones como la de la española Rosa Martínez y el curador suizo Hans Ulrich Obrist. Sonriente y enjundiosa, Rosa Martínez apuntó que el arte es una herramienta para crear nuevos territorios políticos y estéticos. El arte construye una estética multifacética que permite evaluar el carácter poliédrico de la realidad. Luego de presentar en detalle las obras mas significativas de las bienales de Estambul (1997) y SITE Santa Fe (1999) que ella dirigió, se refirió tambien a la profesión del curador como un catalizador que debe defender su libertad intelectual y a la vez conservar una postura ética que le permita ser digno de la confianza del público.

Hans Ulrich Obrist, curador entre otras muchas exposciones de Do it (Hazlo), proyecto que ha recorrido treinta paises y que consiste en instrucciones para que el publico "arme" las piezas artísticas a partir de direcciones escritas por los propios artistas, se refirió a la "pérdida de energía" que ocurre con las exposiciones itinerantes, pues estas generalmente se presentan en lugares que carecen de los contextos para su interpretación y participación por parte del publico. Propuso como medida renunciar a la idea del curador como un maestro de la planeación y permitir que el público colabore en las muestras. A traves de la participación local se amplían las diferencias y condiciones que rodean a la exposición en los diferentes contextos culturales que la albergan.

Carlos AmoralesCarlos Amorales: Amorales vs. Satánico, inSite 2001.

Minerva CuevasMinerva Cuevas: Credencial de estudiante
para conseguir descuentos
.

Coincidiendo con Ulrich Obrist, la curaduría fue puesta en cuestionamiento por el nigeriano Olu Oguibe (artista, poeta, curador y miembro del equipo organizador de la Bienal de Johannesburgo (1997). Oguibe indicó que el curador es concebido actualmente como un individuo con capacidades empresariales que tiene un conocimiento básico de la practica artística contemporánea, pero sobre todo de las idiosincrasias de moda en el juego de la cultura global. "El curador se convierte en un arbitro del gusto público debido a que su autoridad rara vez es cuestionada y a la capacidad que tiene para influir sobre la dirección que toma la obra de un artista, lo que puede sumar o restar visibilidad a la obra arte".

En la mesa titulada Puentes, que se enfocó a la participación de instituciones públicas y privadas que intervienen en la distribucion artística, la catalana Maria Guasch, historiadora especialista en aspectos de museología hizo un resumen de las diferentes corrientes filosóficas que han influído sobre la creación artistíca en las tres últimas décadas. Para la autora de El arte del siglo XX, los papeles de público y artista estan marcados por una distancia cultural, que la globalización ha trivializado o no ha querido reconocer. En consecuencia se funde la perspectiva sobre quién dice que y cuando, pues muchas veces el papel del artista y espectador o crítico son intercambiables. Desafortunadamente estos cambios en los roles tradicionales no son registrados por la historia del arte o la crítica, ni son tomados en cuenta por la curaduría.

Después de la desafortunada intervención de Vanessa Fernández, crítica y directora de la revistas Celeste y Wow, en la que sin éxito intentó exponer los problemas que aquejan a los museos privados y que se derivan de los intereses más allá de lo estético por parte de sus inversionistas, el curador y crítico Manray Hsu dió toda una cátedra de curaduría al exponer su trabajo realizado para la reciente Bienal de Taipei bajo la premisa de arte y democracia. Todas las obras seleccionadas para esta bienal compartían la creación de un espacio en el que los visitantes del museo pudiesen desarrollar sus habilidades para interactuar con las distintas obras e, incluso, decidir participar ó no en el resultado final de algunas de las obras expuestas.

La última ponencia del SITAC estuvo a cargo del antropólogo vasco Joseba Zulaika, quién hizo una crítica extremadamente ácida del proyecto del Museo Guggenheim de Bilbao, que no es más que una franquicia en la que la comunidad guipuzcoana no tiene poder de desición alguno en cuanto al funcionamiento del museo ó la curaduría de las distintas exposiciones (todo es controlado desde el Guggenheim de Nueva York), pero si tiene que subvencionar el 30% de los gastos del museo, recortando el presupuesto provincial de diversos programas culturales, cómo el de becas para recidencias de artistas vascos en el extranjero.

El formato de simposio que siguió el SITAC algo abonó en el terreno para que el público pudiera plantear preguntas a los ponentes o para que los medios pudieran extraer conclusiones concretas sobre la situación de la curaduría o de los museos. En algunos casos la deficiente coordinacion de páneles, la ausencia de algunos participantes y la verborrea de otros hizo pensar en la necesidad de que en el futuro se resuman las ideas al final de cada sesión y se realicen vinculaciones entre las mismas, para así enriquecer los debates. A fin de cuentas quedo claro que la teoria del arte tambien tiene que salvar escollos para llegar al público.

Wang DuWang Du: Instalación para la Bienal de Taipei.

Yoko OnoYoko Ono: Árbol de los deseos (detalle), EXPO: Do it . 2001. Cheang ShuleCheang Shule: Sexual Politics, Bienal de Taipei.

 

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 07.02.2002