La imagen fotográfica, hoy más abierta que nunca

Replica21

Por José Manuel Springer

Arthus-Bertrand

Arthus-Bertrand

Arthus-Bertrand

Arthus-Bertrand

Arthus-Bertrand Arthus-
Bertrand

 

Esta podría llamarse una historia de tres mundos reunidos en una sola avenida. Alemania, Japón y el resto del mundo, la obra de Thomas Ruff, Hiroshi Sugimoto y Yann Arthus-Bertrand presente en el Museo Tamayo durante el primer trimestre del año y la instalación de fotografías del mundo sobre el enrejado del bosque de Chapultepec. Lo interesante es que la forma en que las tres exposiciones fotografícas se complementan para dar al espectador no especializado la punta de hebra de la fotografía contemporánea. A la vez parece imposible escribir esta crónica sin dejar de hacer referencia a las imágenes aparecidas recientemente en la televisión que reflejan la violencia y los resultados del terrorismo en todo el mundo. Todo el paquete visual se despliega ante los ojos de niños y adultos, escolares y analfabetas, ricos y pobres; con distingos sociales o sin ellos las imágenes están puestas en la mesa y nos dan a conocer sus contenidos, muchas veces sin un intermediación explicativa.Podríamos hablar de estas imágenes del mundo no como fotografía, pues los medios tecnológicos, las alteraciones digitales y las dimensiones que ostentan las imágenes de Ruff, Hiroshi Sugimoto y Yann Arthus-Bertrand nos hacen ver nuestras pobres fotografías de maquinita como estampillas de correo. Estas son imágenes de una definición pocas veces vista, la escala de la fotografía y la perfección de su superficie se ha convertido en una muestra de elocuencia y ubicuidad que tiene la fotografía en nuestro tiempo.

      La visión global que tiene el fotoreportero francés –mostrada en paisajes, concentraciones humanas y panorámicas del mundo- parece más “verdadera” por la calidad de su registro óptico. Tal nivel de perfección, visceralmente sorprendente, comunica el tema de sus fotografías, con toda la vitalidad, exotismo, belleza, y el punto de vista elevado crea también la impresión de un punto de vista no humano . En sus imágenes, el mundo resulta minuciosamente representado y eso es lo que convence al público sobre el valor de la propuesta. por supuesto, el posicionamiento de las mismas en la vía pública demuestra que la fotografía no necesita del museo para ganarse al público.

Las fotografías de Hiroshi Sugimoto (Tokio 1946) dependen en gran medida de la calidad técnica, pero constituyen una propuesta esencialmente distinta. Lo que se propone el artista es demostrar la invariabilidad de la imagen, su permanencia, su inmanencia. Al fotografiar estructuras arquitectónicas, recrear escenas tomadas de la pintura –como la Ultima Cena de Leonardo Da Vinci- y paisajes marinos sumidos en la más absoluta calma, Sugimoto revela otro aspecto de la practica fotográfica contemporánea: su capacidad de acercarse a lo pictórico al eliminar la noción del instante mágico. En contraste con las fotografías de Arthus-Bertrand, el tiempo extendido, la exposición prolongada, es el recurso técnico central de su visión estética. La velocidad, la movilidad, la permanencia son algunos de los temas que se encuentran en las series fotográficas en blanco y negro de Sugimoto. Crear un registro preciso de lo que es la fotografía es el objetivo de Thomas Ruff. Al igual que Sugimoto, Ruff se ha fijado no una temática específica sino el análisis del proceso representativo como objetivo de su obra. Ruff se ciñe a series fotográficas que demuestran los géneros tradicionales de la pintura y la fotografía llevados unos pasos más adelante, con una estática desilusionante. Los retratos de Ruff, que parecen versiones gigantes de fotos de identificación, carecen de expresión alguna, y en ese sentido recuerdan los interiores de cines tomados por Sugimoto, en donde un fondo blanco trae a la memoria la evanescencia de la imagen. El retrato es una matriz a partir de la cual cuestionar su función básica: enfrentar al retratado con su propia imagen.

Thomas Ruff Thomas Ruff: Portrait
(V. Liebermann), 1999.

Thomas RuffThomas Ruff, "nudes cp 17", 2001.

 

De manera similar, la serie de enormes paisajes oscuros del espacio exterior captan la inmovilidad de los astros, solo que en estos las asociaciones con los signos y constelaciones estelares revelan rasgos más expresivos que los de un rostro humano. En ese sentido los paisajes de Ruff se relacionan con los de Yann Arthus-Bertrand, en que ambos buscan humanizar el espacio.

Ruff presenta también una serie de desnudos, otro género histórico, tomados de imágenes de la Internet. La mayoría de estos desnudos demuestran hasta que punto el lenguaje de la pornografía se ha vuelto el común denominador de la representación corporal. Entre lo superficie de la piel fuera de foco, causada por el movimiento, y las pequeñas variaciones cromáticas que provoca Ruff con la técnica digital queda un pequeño espacio para que se manifieste una estética de lo obsceno como un hecho digerido y consumido, que pierde su poder provocador o aún escandalizador. Los cuerpos seleccionados por el fotógrafo (principalmente mujeres) apuntan a la clase de consumo masivo que tan de moda ha puesto la fotografía publicitaria y de moda. No obstante, hay que darle crédito por el hecho de trabajar sin ambages un lenguaje contemporáneo.

Si la pornografía ha ido cerrando el círculo sobre el espectador desprevenido, Ruff recurre a la fotografía policial para finalmente ampliar la expresividad del retrato. Lo logra haciendo collages de imágenes de delincuentes que ponen en tela de juicio la división de géneros masculino-femenino y juegan con las expectativas del espectador, pues lo colocan entre aceptar los retratos inexpresivos como imágenes objetivas ylas fotografías en collage tipo policial como muestras de una expresión subjetiva.

En el caso de los tres fotógrafos el trabajo es el producto de una experiencia de lo visual, pero en el muy particular caso de Ruff también intervienen factores externos a lo visual como lo es el hecho de usar y retocar las imágenes de Internet. Podría decirse que en el caso de Sugimoto el diálogo con otras formas artísticas como la arquitectura o la pintura apunten a la asociación de la fotografía respecto con las demás artes o que está tratando de llegar a un síntesis de los dos medios, al destruir el principal factor de la fotografía: la asociación tiempo-espacio.
 Para Arthus-Bertrand, la cuestión no es disectar a la fotografía como medio representativo sino lograr una expresividad basada en una técnica análoga muy depurada, en la que el color juega el punto central de la propuesta.
      Es evidente que el gran público se quedará con la propuesta más mimética, la más ecológica y la que menos problematiza la cuestión de las imágenes en la actualidad. Como también es evidente que Ruff y Sugimoto continuarán explorando la fotografía como medio. Pero, de los resultados de los tres obtenemos la visión de la fotografía como un medio abierto a cualquier influencia, lo que lo hace el soporte sin igual de la imagen en la actualidad.

 

 

SugimotoSugimoto, U.A Walker,
New York, 1978.
SugimotoSugimoto, H. Kohl, R. Lubbers,
Lord Carrington, F. Mitterand, 199.4
SugimotoSugimoto, North Atlantic Ocean,
Cape Breton Island, 1996
.

 

 


Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 27.03.2012