La realidad se parece a la pintura.
Obra de Pedro Bonnin

Replica21

José Manuel Springer

Pedro BonninDesde el primer encuentro con la pintura de Pedro Bonnin salta a la vista el hecho de que sabe donde colocar con las cosas. Si bien su intención es rehuir cualquier tipo de representación alegórica, su forma de ordenar los elementos de una pintura, de soltar sobre el lienzo los recuerdos madurados en su mente y dejar que tomen forma, revela que sabe perfectamente cómo se mueve el ojo y hacia donde lo lleva la mente. Cada cuadro es como una flecha que da en el blanco.

El atributo del pintor es la capacidad para pensar en imágenes. Donde el poeta mide las palabras Bonnin mesura sus texturas y colores, la línea y la mancha. Ejerce control y se deja libertad. Es un gramático, Pedro Bonnin ha llegado a ser un semionauta, alguien que viaja por la galaxia de significados.

Los resultados están a la vista: En las pinturas sobre tela que nos ofrece se perciben fragmentos significantes, enlazados a través de franjas verticales que fragmentan de la pintura,. Y ¿no es así como archivamos el mundo en nuestra mente?, de manera fragmentaria. Estas pinturas son la expresión de la forma en la que percibimos el mundo. Pero aún así no debemos entenderlas como representación mimética de superficies. Lo que a Bonnin interesa es la pintura como significado en sí.

Pedro Bonnin¿Cómo definir estas obras? Son un itinerario dentro de un paisaje de signos. Bonnin concibe imágenes que producen caminos particulares dentro del espectro visual. En su obra podemos encontrar todo género de formaciones geográficas, que son formas semánticas: continentes, islas, desiertos, pantanos, territorios sobrepoblados y lugares incógnitos. Al verlas una y otra vez bajo esa óptica encontramos el sentido del mapa que forman.

Pedro BonninBonnin replica, en el sentido de responder, a una realidad que es inagotable. A través de sus series Soñar es conocer, explora un mundo de signos despojados de su significado. La articulación de texturas, color, estructuras e incluso palabras, presenta el mundo como lo vería un recién nacido. Sin la ayuda de una estructura gramatical que nos permita nombrar el mundo.

Lo que hay detrás de cada obra es una estructura. Independiente de las partes o de la relación entre ellas, la estructura de un espacio pictórico ordenado, nos permite ver cada obra como unidad, como un conjunto autocontenido, como semiosis pictórica o sustancia percibida. Al asociar entre sí el conjunto, este deja su heterogeneidad y se torna en una propuesta discursiva.

El factor cuantitativo de la estructura no tiene que ver con su efecto cualitativo. La aptitud del pintor para manipular símbolos crea un espacio de libertad asociativa para que en él coloquemos el contenido, si así lo queremos. Al posar nuestra mirada sobre las telas se produce una topología del significado mental de las cosas, y la asociamos con la experiencia propia.

Hay algo que mueve al artista a pintar: la voluntad de activar las formas y crear resonancias. En el caso de Pedro Bonnin se trata de más que una tarea de pintor, una fusión entre pintura y diseño. A través de los objetos y las palabras Pedro Bonnin crea imágenes. Su trabajo explota la fascinación por la apreciación de los objetos de uso cotidiano, una textura , un escalera. A la vez semantiza el espacio de la pintura al introducir palabras y frases que en su concreción resultan ambiguas.

Lo que más entusiasma de su pintura es la posibilidad de lanzarse en sus figuraciones con la idea de descubrir en ellas un lenguaje poético visual. Apasionado por las manchas, por el fluir de la materia, los fondos de sus cuadros nos hacen pensar en un lugar indeterminado, el espacio de la pintura. Las líneas son sencillas pero dejan abierta la posibilidad para darles una interpretación con lenguajes simbólicos. En su elección del colores brillantes, y en las formas blanco y negro que habitan los cuadros persiste un recuerdo del vasto inconsciente. Soñar es conocer, ver es reconocer.

Bonnin nos lleva por la galaxia del significado y se resiste a representar algo por el hecho de asignar un significado a un objeto. El trabajo de su pintura es recopilar información visual y atesorarla como arte. Se mueve entre el caos y la entropía y los resultados sorprenden por su capacidad para crear una sinergia y empatía por la pintura como lenguaje. Bonnin nos enseña que la realidad se parece mucho a la pintura.

Pedro Bonnin
Pedro Bonnin

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 12.09.2004