La paradoja de las imágenes. Francisco Quintanar - Obra gráfica

Replica21

José Manuel Springer

El elemento más notorio y paradójico de la obra gráfica de Francisco Quintanar es la suma de imágenes que se concentra en cada obra, que equivale a una destrucción y reconstrucción. Ante nuestros ojos se forman y se deforman imágenes que el autor se niega a dejar en la paz de los libros.

Vistas desde cerca, a la distancia necesaria para leerlas, nos encontramos con un choque que equivaldría a tratar de ver tres películas al mismo tiempo. Sólo a través de la observación de los detalles, por ejemplo una estampa roja de una mano que apunta, una letra capitular E ricamente ornamentada, que comenzamos a desenrollar la intención del artista: o sea, combinar todos los lenguajes visuales de la antigüedad (la tipografía, la estampa religiosa, los esquemas sagrados, las formas puras) para ofrecernos múltiples lecturas del cuerpo humano.

Ese cuerpo que encierra todos los atributos y potencialidades que reconocen distintas religiones, desde los yavídicos, pasando por la cábala, el platonismo clásico, el ícono cristiano, el neoplatonismo renacentista, el manierismo barroco y la esteticismo de la fotografía; ese cuerpo es para Quintanar símbolo de conocimiento racional y sensible que tenemos de nosotros y del universo y sus fuerzas.

Por qué desenterrar estas imágenes precisamente ahora, cuando el mundo lo que parece es no necesitar más imágenes. Si observamos uno de los grabados de mayor tamaño encontraremos la clave: en cada una de las esquinas vemos las letras M-I-T-O. Lo que nos lleva a pensar que toda sociedad necesita para existir una serie de mitologías que construyen su ideal, su utopía, su evolución.

Volvamos a ver ahora las pequeñas estampas, realizadas en litografía sobre hoja de oro y transferencias. La mayoría ostenta signos y símbolos, combinados con posturas hieráticas del cuerpo femenino y masculino, unidos por círculos concéntricos que representan los chacras del cuerpo humano o zonas de energía. Junto a ellos vemos imágenes de huesos, esqueletos y calaveras que aluden a la teoría darwineana de la evolución.

 

 

 

Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar
Francisco Quintanar

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 10.10.2004