Axel Velázquez  (1980-2012) In Memoriam.

 

José Manuel Springer.

Axel VelázquezFoto de Mariana Magdaleno tomada del Facebook

 

 

 

Tan Poco

Dije tan poco.
Días cortos.

Días cortos,
Noches cortas,
Años cortos.

Dije tan poco,
No llegué.

Cansó a mi corazón
El entusiasmo,
El desconsuelo,
El celo,
La esperanza.

La boca del leviatán 
Se cerró sobre mí.

Yací desnudo en las playas
De islas desiertas.

Me llevó consigo al abismo
La blanca ballena del mundo.

Y ahora no sé

Qué fue lo verdadero.
Czeslaw Milosz [traducción de Gerardo Beltrán]

El trabajo en colectivo  y la voluntad  de abrir rutas a su generación fueron las  constantes de Axel Velázquez.  Su ética de trabajo  fue buscar la integración de una generación, la suya, y el compromiso de trabajar siempre en equipo, promoviendo y difundiendo el trabajo y talento de jóvenes creadores que lo acompañaron desde sus primeros años en la  escuela La Esmeralda.

Axel VelázquezAxel Velázquez, Aion (detalles)

Desde que inició su recorrido como estudiante de arte, Axel mostró poseer un talento precoz  que se manifestó en su deseo de saber y explorar las diferentes expresiones artísticas de su tiempo.  Acudía a la escuela cargado de libros que consultaba y compartía con sus compañeros. Los catálogos o los compendios de artistas y movimientos artísticos circulaban desde su portafolio por encima de los pupitres de los salones escolares, contagiando la necesidad de enterarse y discutir  entre sus compañeros. Para Axel al  arte se llegaba no sólo por la experiencia educativa sino también por medio de la  vivencia cotidiana.

Axel Velázquez
Axel Velázquez. Pinturas negras
a) Hearing voices, b) Prayer me
thod, c) Technique for anonymity

Como dibujante, en la obra de Axel destacó su particular temática desde los primeros semestres de la carrera.  Axel tomó clases en el taller de dibujo con Daniel Guzmán y Jose Luis Sánchez Rull, artistas que hicieron de esta disciplina no sólo un medio sino el fin mismo de su expresión artística.  Axel estaba interesado lo esotérico,  el simbolismo, lo oscuro, y las formas que estos tomaban en la alta cultura  (especialmente los pintores belgas James Ensor, Felician Rops o Fernand Knhopff), en la contracultura (especialmente directores como Tod Browning, Wolf Rilla, Keneth Anger o David Lynch) y el dibujo de viñetas alegóricas de  autores como Alejandro Jodorowsky,  Marcel Dzama y  Francis Alÿs.    Sus obras reflejaban los intereses de una generación que encontró en la vuelta al dibujo un lugar desde donde articular lo personal con la problemática de una era apocalíptica, como la que inauguró el 9/11  y  la vuelta a una naturaleza salvaje.

Su trabajo dibujístico se basó en la economía de la línea y de las imágenes.  Frecuentemente realizaba su obra a partir de un elemento o dos sobre una superficie desprovista de cualquier elemento temporal o de atmósfera. Le gustaba concentrarse en un gesto que sería metáfora de la condición humana.

Axel VelázquezAxel Velázquez, Sin título.

De sus  primeros dibujos recuerdo los personajes encapuchados extraídos de las peregrinaciones de la Semana Mayor (Pascua) en su natal Taxco, en el estado de Guerrero.  Ahí los peregrinos suelen cubrirse la cabeza con capuchas negras mientras se flagelan como penitencia por sus pecados.  Este tipo de asociaciones entre la vida ritual y  los ritos de la existencia marcarían las preocupaciones artísticas de Axel.

Axel supo dar cauce a la rebeldía juvenil que permeaba en los talleres de la Esmeralda.  En las primeras exposiciones que organizó para la galería de la escuela mostró que existía ya una tendencia generacional a escapar del realismo conceptual y la abstracción perceptual.  A partir de ese momento, en 2002, su trabajo como promotor comenzó a enfocarse en un creciente grupo de productores emergentes que mezclaron lo anecdótico con lo fantástico,  y realizaron obras donde mezclaban  lo trivial  cotidiano con altas dosis de elocuencia; tal fue el caso de las obras de  Jimena Schlaepfer, Marcos Castro,  Mariana Magdaleno, Alex Bolio, Alejandro García, Rita Ponce de León, Cinthia Yee o Tatiana Musi, y otros tanto que participaron en el Grupo Fierro, a quien Axel bautizó y del cual fue la mente creadora y brazo ejecutor.  En palabras de Axel esta fue: Una generación donde la fantasía y la ficción son concebidas como medios para analizar y comprender la realidad, a modo de confrontación, crítica, evasión e idealización”. [1]

Axel comenzó a escribir textos e ideas sueltas desde que estaba en la escuela de arte.  Se expresaba con claridad y sencillez; sabía encontrar la palabra adecuada y podía aplicar el adjetivo justo a las opiniones que quería transmitir.  Usaba la primera persona y  la anécdota personal para hacernos sentir cómodos, alejados del teórico o el experto. Quería que sus textos fueran leídos como la opinión de alguien que se había preocupado por decir su verdad, por hablar desde su experiencia y con  sus argumentos.

Axel VelázquezAxel Velázquez, Ullysses, 2011.

El trabajo en equipo lo llevó a colaborar  en la producción artística con productores como Carlos Amorales, Francis Alÿs y galerías como Arroniz, La Refaccionaria, en donde Axel actuó con profesionalismo y entrega, llevando a su tarea sus opiniones personales.

Su último proyecto colectivo fue la creación de Neter, palabra que significa espíritu místico en la lengua egipcia. Este espacio de creatividad localizado en la colonia San Pedro de los Pinos, fue la cristalización de años de trabajo con miembros del grupo Fierro, que con el pasar de una década habían logrado conjuntar sus intereses estéticos y artísticos.

La maduración de su lenguaje dibujístico y las preocupaciones sobre la naturaleza, la sustentabilidad, la urbe y su decadencia, dieron forma a un discurso generacional que cohesionó la diversidad de estilos y formas de trabajo. Neter [2] se convirtió además en hogar de encuentro para diversas manifestaciones y para otros grupos que encontraron las puertas abiertas para organizar ferias de libros, festivales de cómic y manga.

La antigua casa de los años 40 sirve actualmente de estudio y lugar de exposición para los integrantes del colectivo y cuenta además con otro espacio más veterano, que temporada tras temporada alberga instalaciones e intervenciones in situ, obra  de creadores que exploran las relaciones entre el  arte y su circunstancia.   El propósito  de Axel era contar con un sitio que permanentemente estuviera abierto a la creación y exhibición, para escapar de la tiranía de los museos o de la expectativa comercial de la galería. 

AxelAxel atrás durante una piñata
en Neter.

Los pasillos y estudios de Neter reflejan la actitud de Axel ante el arte, al que consideraba una experiencia que debería saltar en el camino del espectador, que debería abordarlo en su vida cotidiana y que sería algo tan inmediato  y útil como un paraguas  en un día nublado o una maceta en un desierto.

Al recordar a Axel lo veo sonriente, vestido de negro impecable,  a punto de entrar  a alguna exposición, feria o evento.  Fue un personaje central  y referencia generacional para muchos que lo vimos desarrollarse y despuntar rápidamente; fue un hombre sencillo con opiniones claras, que sabía escuchar, y un trabajador incansable; un nómada de bajo perfil que llevaba encima todas sus pertenencias, que jamás hizo ostentación de su talento o de su poder de convocatoria.  Axel  nunca salió de México y sin embargo su trato y su forma  de expresarse  hacían pensar en que lo había visto casi todo y que estaba bien enterado de lo que acontecía en el campo artístico.  

La última vez que lo encontré  Axel estaba oculto en la oscuridad, de pie entre el público, en la sede de la Fundación Alumnos 47; había sido el anfitrión de  Keneth Anger [3]  en la visita de este a la fundación para la exposición sobre el miedo.  Axel estaba radiante sin manifestarlo, pero un aura le rodeaba: la de  la felicidad de haber tenido a uno de sus héroes ante sí y el haber compartido ese momento con el público. Axel se encontraba a sus anchas tras las bambalinas, con la satisfacción que da el trabajo bien logrado y recién inaugurado.  Descanse en paz.

 

Axel VelázquezAxel velázquez, Atlas.

Más obras de Axel velázquez en: Neter


[1] Texto escrito en relación a la exposición de Jimena Schlaepfer,  publicado en Animal Político .
[2] Forman parte de Neter: Ramiro Chaves, Jimena Schlaepfer, Marcos Castro,  Greta Gamboa, Alejandro García, Cynthia Yee, Alex Bolio, Mariana Magdaleno, Carlos Olvera y Christian Castañeda.
[3] Ver nota de Axel Velázquez sobre Keneth Anger: Kenneth Anger, artífice del cine Underground.  Crónica del encuentro.

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 29.09.2012