Recubrimiento y ausencia en “Cuerpo Presente”

Mónica CastilloMónica Castillo.
"Hombres pintados"

Gabriela AcevedoGabriela Acevedo. "Cobija"
Imagen fija de video.

José Luis JimenezJosé Luis Jiménez.
"Modelados con el culo"

Ramón Almela

Hector FalcónHector Falcón "Simulación".
Impresión fotográfica.

Afirma Arthur Danto que las "teorías filosóficas de la mente son teorías filosóficas del cuerpo". La representación del cuerpo en distintas etapas del arte manifiesta las claves de percepción cultural, jerarquías de creencias, ideologías, el sistema de pensamiento y los paradigmas de esa época. El arte ha recorrido el cuerpo humano desde múltiples perspectivas. Del cuerpo como receptáculo de la esencia divina, el espíritu, al cuerpo como lugar de experiencias y redefinición del arte, hasta el cuerpo como lugar de identidad y transformación empujando la apertura de las concepciones sobre el mismo.

El arte de los Sesenta y Setenta trataba de hacer del cuerpo una representación. Fue en los 90 cuando el cuerpo se convirtió en un "lugar" en donde se proyectaron prácticas artísticas y discursos críticos. Según Hal Foster, durante esta reciente etapa los artistas se aproximaron a la reflexión sobre el cuerpo de dos maneras. La primera consistía en percibirlo a través de objetos que se encuentran relacionados icónicamente con él, convirtiendo los objetos en metáfora de la corporalidad. Mientras en esta manera la representación del cuerpo es mediada a través de la cotidianidad, descubriendo lo real, la segunda manera fue mostrar lo real mismo acercándose a condiciones extremas del cuerpo que evidencian residuos de violencia, vestigios de dramas psíquicos. Situaciones que desembocan en la fragmentación, la obscenidad y lo perturbador, características de un arte que desea colocar al espectador ante algo terrorífico.

Mientras el trauma parece la noción más adecuada para interpretar el arte actual junto a la intersección de lo público y lo íntimo, el cuerpo, puesto en primer plano, es testimonio de ese pensamiento. Las recientes inquietudes plásticas en diversas disciplinas indagan en las representaciones del cuerpo. La muestra "Cuerpo Presente" transluce algunas de estas claves recientes, y muestra la preocupación del arte actual sobre el cuerpo reuniendo a nueve artistas de distintas generaciones que desarrollan su discurso en el marco del presente contemporáneo en las artes de México. Se expone hasta el 20 de Mayo en la Galería José Luis Cuevas (Segundo Patio de la Hacienda, estacionamiento 4) de la UDLA.

Patricia SorianoPatricia Soriano "Epidermis cotidianas"
Uno de los paneles del políptico de 7.

El espectro contemplado en esta curaduría oscila desde la representación formal con los dibujos de Rocío Maldonado, a las pictóricas de referencia semiabstractas de Carla Altesor pasando por video, fotografía, e instalación. Creo que los menos afortunados afrontando el problema de la representación del cuerpo son precisamente esos extremos mencionados. El dibujo de Rocío Maldonado en su obra de 21 papeles yuxtapuestos no pasa de ser un ejercicio de evocación del cuerpo renacentista donde no alcanza una calidad suficiente en su control anatómico y de proporciones. Y Carla Altesor aunque provocativa formal en su exploración pictórica, conecta con estas obras sólo de refilón con la intencionada exploración de la existencia corporal.

El resto de las obras participantes aciertan más en la cuestión corporal desde la visión peculiar de la disciplina mostrada. Rodrigo Rada invade la visión de la entrada a la exposición con un dibujo sobre la pared que al tiempo que desconcierta en escala espolea nuestra conciencia de presencia espacial en la sala. Tiene, además, otro dibujo sobre la pared que, de nuevo, nos arroja a la dimensión de nuestra materialidad al observar la silueta de alguien observándonos desde fuera. Estupenda conjunción por la simplicidad y efectividad en provocar la reflexión corporal sobre lo percibido.

Y de la mano de la psique revisando la experiencia, Gabriela Galán propone una instalación inserta en una esquina moviendo la alfombra que recubre el suelo de la galería. Muñecos infantiles con diversos objetos, entre recolectados y construidos, forman un conjunto disperso en las paredes que evocan la introspección personal femenina ahondando en las vivencias del pasado.

Hay una atención sobre la materialidad y apariencia del cuerpo, el cuerpo funcionando como mascarada y teatro. Formas concretas, fragmentadas, del cuerpo como huella o como superficie, la pintura como cubrimiento y simulación. El performance registrado en video y en fotografía de Héctor Falcón afeitándose vello, barba, cabello y bigote de su cuerpo reemplazándolo con trazos pictóricos. Trazos de pintura que asimismo se revelan en la obra fotográfica de Mónica Castillo donde se resaltan fragmentos de un cuerpo embadurnado de pintura.

Gabriela GalvánGabriela Galván. Sin título. 1998-2004.

Rocío MaldonadoRocío Maldonado. Sin título. Detalle.

La pintura en su bidimensionalidad y carácter de presentación icónico-material es utilizada por Patricia Soriano para llevar al espectador a través de 7 paneles desde la clásica confrontación frontal del retrato hacia la acentuación de lo repulsivo a través de la obra "Epidermis cotidianas". Vísceras y erupciones cutáneas muestran la frágil apariencia formal del cuerpo presentándonos directamente con la sensación de asco perturbador y angustia tan característicos del arte actual.

Una múltiple reflexión disciplinar sobre la interrelación de forma y cuerpo es realizada por José Luis Jiménez: 30 pequeñas piezas oblongas bajo una vitrina atraen como vestigios antropológicos que adquieren distinto sentido al conocer el título, "Modelados con el culo". En otra obra titulada "Hombre" presenta impresiones retocadas con trazos ordenados siguiendo la forma corporal. Y en la obra "El reflejo de Sansón" utiliza la contraposición conceptual presencia-ausencia con el oro como proyección simbólica presentando cabello bajo una urna de cristal. Gabriela Acevedo con el video "Cobija" participa también del binomio presencia-ausencia. Una cobija adquiere movimiento animada por una invisible presencia detectada tan sólo por la esencia del propio objeto: cubrir el cuerpo contra el frío. Se debate y golpea contra las paredes de un edificio buscando una salida hasta encontrarla a través de un ventanal en un pasillo. La expansión aérea tras romper los cristales y ascender en el aire sirve de metáfora y evocación a la aspiración y elevación sobre la materia corporal.

Carla AltesorCarla Altesor "F. Hermafroditos"

Rodrigo RadaRodrigo Rada. Sin título 1999-2004

La exposición "Cuerpo Presente" es una muestra interesante para adentrarse en la contemplación actual del cuerpo desde diferentes inquietudes plásticas, predominando el recubrimiento y la ausencia, aunque resulta algo desarticulada en su curaduría. Proporciona la visión del artista actual esforzándose por presentar la realidad del individuo desde su esencia corporal, material, donde convergen la condición misma de la disciplina utilizada, la imagen social proyectada y la idea de uno mismo.

José Luis JimenezJosé Luis Jiménez "Hombre".

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

Fecha de publicación:12.04.2004