Foto Real : Entrevista con Ilán Lieberman

Ilán Lieberman

Genoveva De La Peña

Mientras escribo esta entrevista, después de visitar la Instalación Foto Real de Ilán Lieberman, escucho, no tan de lejos, villancicos navideños y la voz de un animador que hace un gran esfuerzo por divertir a las familias de la ciudad. Les invita a participar, a entretenerse… al final pide un aplauso para todos los participantes. Recalca todo el tiempo “estamos felices, estamos contentos…”.
Apela a valores como la unidad familiar, lo bonitos que son los niños, lo mágica que puede ser la navidad. Les invita a jugar para ganarse regalos, juguetes, dulces, etc. Pregunta “¿quién es la más bonita? ¿la más comprensiva?”. Les pregunta si les gusta cómo quedó el árbol, todo lleno de luces. Al final menciona el generoso apoyo del gobierno del estado y dice: “¿de verdad quieren regalos? ¿estufas? ¿televisiones? ¿refrigeradores? . . . “.

Ilán Lieberman

Nada más ad hoc e inspirador para ejemplificar lo que tiene lugar paralelamente dentro de FrontGround / Galería Manolo Rivero. Foto Real consta de tres piezas simples y poderosas.

Los mexicanos nos hemos acostumbrado a ver la miseria y la corrupción como cosas naturales con las que convivimos y a las cuales sobrevivimos a diario si tenemos suerte.

Esta exposición me resulta de interés porque apela a nuestra capacidad de percibir todavía estéticamente problemas críticos de nuestra sociedad y de nuestra cultura.

Ilán LiebermanEn Foto Real, Lieberman, quien radica en la Ciudad de México, utiliza el arte para dejarnos ver trozos de realidad que de manera natural ya ignoramos por ser tan familiares y comunes a lo largo y ancho de este país.

La casa de lámina, a la que le pueden hacer falta todos los servicios básicos, pero nunca una televisión … porque la televisión es el objeto mediante el cual podemos abstraernos más fácilmente de la realidad.

La siguiente es una entrevista que nos aclara la intención del artista con respecto al público y al contexto en que se expone.

Genoveva: Ilán,  ¿para qué porcentaje de los mexicanos piensas que “todo es un sueño”?

Ilán: Es una buena pregunta, en realidad no lo sé. Quizás para más de los que no podemos imaginar.
Las partes del video donde se escucha La Josefinita con la letra “todo es un sueño…” son las que podrían pertenecer más al terreno de la “verdad” en oposición a las demás que pertenecen al terreno de la “ficción”. Lo pongo entre comillas, pues tanto lo que propone mi video como la realidad misma, son un asunto de apreciación y es ahí donde cabe la idea del sueño.

Ilán LiebermanLa forma en que construimos la realidad está en el centro de la exposición. La frase Foto real proviene de los anuncios de prostitutas y prostitutos en periódicos capitalinos, aludiendo a la veracidad de la imagen en relación a la persona ofreciendo los servicios, pero estas imágenes plasmadas en retícula sobre los muros de la galería también apuntan hacia otra realidad detrás del anuncio, una que se revela en estas imágenes porque expresan más de lo que sus autores, probablemente se proponían.
Así mismo, en ambos videos, al yuxtaponer imágenes y sonidos unos con otros, se armaron narrativas que son México.

GP: ¿cómo y durante cuánto tiempo recopilaste el material para este video?

IP: Todo el material de ambos videos fue bajado de Internet y lo recopilé durante los últimos años; algunos fragmentos son muy recientes y otros más antiguos.

GP: ¿quiénes son los protagonistas?

IL: En Todo es un sueño hay diversos protagonistas, como por ejemplo unos gringos de una serie pornográfica titulada “Panochitas”, que se pasean por Latinoamérica cogiéndose a jóvenes autóctonas en su hábitat. También hay comerciales, documentales y propaganda presidencial.

GP: Al entrar a la siguiente sala, nos encontramos con un gran vacío, paredes blancas, suelo limpio y al fondo en el muro principal, en pequeñísimo formato, la Mona Lisa.
Su presencia ocupa la sala completa. Su pequeña silueta llena el espacio. El de la historia del arte, el del imaginario. Su forma y su valor no necesitan ser representados en dimensiones, ya la historia se ha hecho cargo de darle el peso y el significado que tiene. ¿quién es esta pequeña Mona Lisa, Ilán? Me hace pensar en un guardián, en alguien que vigila ciertos acontecimientos que tienen lugar en espacios del arte. ¿por qué está ahí tan solita y de ese tamaño?

Ilán LiebermanIL: Por un lado, la primera sala está tan cargada, que quise que la segunda fuera un descanso; por eso el pequeño tamaño en contraste. Por el otro, estos anuncios de prostitución, impresos con pigmento sobre el muro de la primera sala, siguen la misma tradición pictórica que inició la icónica Mona Lisa y que al igual que ella (por estar tan protegida) solamente se pueden apreciar a la distancia. De la misma manera, al acercarse a mi dibujo, la Mona Lisa se desvanece en una serie de retículas superpuestas.

GP: En la última sala vemos otro video, Seeing is Believing, en el cual aparecen escenas paralelas en dos pantallas con imágenes de la película King Kong e imágenes de la solemne y aparatosa detención de un solo individuo donde se muestra un heroico despliegue de orden y fuerza de la Policía Federal. Háblanos de esta pieza.

IL: El material de este video proviene de la película King Kong (1933) y de la presentación de Edgar Valdez Villarreal alias La Barbie. Empecé a recopilar este material videográfico porque quería hacer una pieza sobre la autopromoción presidencial (que me parece de tan mal gusto). En la página de presidencia durante el sexenio de Calderón, encontré mucho material donde las “fuerzas del orden” hacen alarde de su lucha contra las drogas exhibiendo a sus presas. Al percatarme del nivel de morbo aparente en este material, así como la estructura espectacular de estas presentaciones ante los medios de comunicación y el público en general ( muy en particular la presentación de La Barbie), me brincó a la mente inmediatamente la película de King Kong, ya que trata sobre la amenaza del status quo, sobre la relación de la sociedad del orden y del espectáculo con la otredad, lo desconocido y lo salvaje. Yuxtapuestos estos dos materiales, dialogan de forma perfectamente natural, ya que en esencia son iguales, pero a diferencia del show presentado por los medios, en King Kong (la ficción) sí hay una reflexión por parte del presentador sobre las implicaciones de ese espectáculo.

Ilán LiebermanGP: Tus imágenes, a las cuales tengo tentación de llamar hiperreales, sirven de ventanas para fijar la atención en una realidad que a simple vista ya no se percibe. La pobreza, la tristeza, la violencia, son partes del paisaje, son lo común cuando salimos a la calle y caminamos por cualquier lugar de este país. ¿qué te hace detenerte en estos hechos y convertirlos en base de partida para tu trabajo? Como mexicano, ¿cómo defines el “sueño”? ¿te consideras parte de los que quieren tenerlo?

IL: Las piezas en esta exposición son mi reacción e intento de elaborar lo que ahí está de forma bruta. No lo hice necesariamente por gusto, sino más bien por necesidad, también como mexicano. Y ¿qué es el sueño? Ya lo dijo Calderón de la Barca:

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

GP: En esta instalación, como en otras piezas que conforman tu obra (cfr. Niño perdido, Disculpen la molestia, etc. ) me inquieta la forma en la que representas el horror de hechos trágicos que tienen lugar día a día y que para otras sociedades pueden parecer inconcebibles, sin embargo, nosotros parecemos resistirlo. La extraña aceptación de esos hechos y la constante reflexión: “eso nunca me va a pasar a mi”. El anonimato y la universalidad siempre están presentes en tu obra.

Ilán LiebermanFoto Real devela finamente capas de mensajes contradictorios. Podríamos tener educación, salud, seguridad, éxito, riqueza, incluso fama. Los actores de Televisa y los comerciales de distintas secretarías de estado promueven el bienestar. Y sin embargo seguimos en la carencia y el anhelo perpetuo de todos estos bienes y derechos como individuos de una nación. Siempre muy cerca, pero sin llegar. Soñando con alcanzar.

El arte de Ilán Lieberman toca fibras dolorosas de la vida en México. Podríamos decir que con “sutil crudeza” dirige nuestra atención al sinsentido, a la estupidez mediática con la cual somos alimentados a diario. A la inercia y la anestesia en la cual permanecemos mientras el tiempo pasa y todo sigue igual, o peor. Siempre existe la ilusión de un mundo mejor, al cual, aparentemente, no tenemos acceso.

¿cuánto necesitamos del arte hoy en día para asomarnos a ver fragmentos de la realidad cotidiana y reflexionar sobre ello?

* Al ritmo de Jingle Bells, los participantes quieren cantar, quieren bailar… el animador les dice: “agarre esa cosa y váyase, ya se terminó su tiempo, pase al árbol y ahí tiene su regalo. Gracias. Pido un aplauso muy fuerte para este caballero. . . ”.

 

Agradezco a FrontGround por las facilidades otorgadas para visitar la instalación.
Fotografías de Genoveva De La Peña

Ilán Lieberman

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 17.12.2013