XVIII Semana Cultural Lésbico Gay
Exposición ¿homenaje? a José María Covarubias

Ivette MorfínIvette Morfín "Lazarillos".

Daniella RossellDaniella Rossell "515 variedades de tequila".

Julen Ladrón de Guevara

Betsabé RomeroBetsabé Romero "Visiones".

Como es tradición desde hace 18 años, el Museo Universitario del Chopo abrió sus puertas el pasado mes de mayo, para acoger la exposición más importante del año del Círculo Cultural Gay. Tradicionalmente esta muestra era curada por su fundador, José María Covarubias, quien lamentablemente falleció año pasado. A su convocatoria acudían como invitados especiales reconocidos artistas simpatizantes de este movimiento, así como miembros de la comunidad cultural que quisieran participar de la exposición, con diferentes propuestas plásticas.

Si bien la curaduría de Covarubias dejaba mucho qué desear (debido a la falta de integración de la temática, o a que muchos de los artistas invitados prestaban la obra que fuera sin importar que el tema del cuadro no coincidiera con el tema de la Semana Gay), también es cierto que el suyo era un gran esfuerzo por hacer oír las voces de un grupo (cada vez menos minoritario) que por su preferencia sexual, muchas veces es violentamente atacado o rechazado por una sociedad ignorante y prejuiciosa. Recuerdo que en las inauguraciones anteriores, el Chopo se convertía en una fiesta muy divertida, donde uno podía encontrarse con amigos y recorrer la exposición en medio de una fiesta, o si no, por lo menos se sentía un ambiente de júbilo. No siempre la obra era de buena calidad, pero el apoyo a la comunidad gay estaba presente. Como en todo, había personas que no estaban de acuerdo con los trabajos elegidos o la manera de realizar la curaduría, pero el mensaje era claro: Aquí estamos y así vivimos.

Carlos Villanueva
Carlos Villanueva
Carlos Villanueva "Estatua de sal"

Con el deceso de su artífice, el Círculo Cultural Gay tomó la decisión de invitar a un curador independiente. La muestra se llevaría a cabo como un lógico homenaje a Covarubias, o al menos esa pensaban las personas allegadas a José María Covarrubias. Sin embargo la designación del curador Edgardo Ganado Kim tomó por sorpresa a los más involucrados, porque era bien sabido que éste siempre se opuso a la manera en que Covarubias realizaba la exposición.

Diane PearceDiane Pearce "Wallflower".

A partir de ese momento comenzaron a tomarse decisiones muy desafortunadas: Ganado Kim eliminó la participación de la comunidad artística, cerrando la convocatoria para que únicamente sus artistas invitados pudieran participar. Además sólo invitó a Reynaldo Velásquez a última hora, no así a los demás amigos del círculo de Covarubias, y el texto de sala no lo mencionaba en lo absoluto, ni al hecho de que es esta la primera vez que se realiza la muestra bajo condiciones distintas. El texto no es malo, pero habla de la otredad y demás lugares comunes de los que se hace uso cuando a uno le da miedo hablar abiertamente de homosexualidad, y hay el riesgo de parecer excluyente. Lamentablemente, la obra seleccionada, a pesar de ser de artistas reconocidos, no tiene ninguna línea curatorial, y lo que es peor, la museografía es un desastre: está hecha sin ganas, o peor aún, arbitrariamente mal hecha, porque supongo que Ganado Kim tiene las armas suficientes para no regarla tan feo, y para percatarse de errores básicos que un profesional difícilmente dejaría pasar por alto.

Ejemplo de ello, es el hecho de que la estatua de sal de tamaño natural de Carlos Villanueva llamada Incorruptibilidad, no se fuera de bruces gracias a un hilo de nailon que sujetaba a la pieza por el cuello, con unas chinches pegadas a la pared. Francis Alÿs no corrió con mejor suerte, porque sus diapositivas casi no pudieron ser vistas por nadie, porque el cañón dejó de servir a una hora de la inauguración. En una esquina del recinto nos encontramos con un vestido típico de Oaxaca mal enfundado en un maniquí de unicel, cuya cédula reza: Traje de Tehuana del SXIX, bordado por manos Mushes. Nunca nos enteramos de qué es un Mushe, (que en realidad es un gay oriundo de Oaxaca, donde hay pueblos con una gran tradición de homosexualidad masculina), y si no lo sabemos, menos aún comprendemos qué hace ese maniquí en esa exposición. Tampoco entendí por qué el cuadro de perritos oliéndose el trasero de Patricia Soriano estaba colocado casi hasta el suelo (supongo que es porque a esa altura están naturalmente los perritos), ni qué hacía ahí esa pieza, ni la Dianne Pierce, Wall Flowers, que en realidad es muy buena, pero creo que no viene especialmente al caso. Cabe destacar que un porcentaje más de la mitad de las piezas ya han sido vistas y solo una cuantas fueron realizadas ex profeso para la exposición.

Cisco JiménezCisco Jiménez "DNA Crocodile".En fin, la inauguración se distinguió por la poca presencia del público y por un sentimiento generalizado de descontento; es notable la falta de criterio en su realización, o más bien la evidente falta de interés por sacar adelante un proyecto ajeno a los intereses de Ganado Kim, a pesar de que es parte esa comunidad. Todo ello para destacar la falta de compromiso de un curador independiente cuya única misión al parecer era sacar adelante una exposición homenaje a una persona que no le simpatizaba. Personalmente no creo prudente que se utilicen espacios públicos con tan mala intención, máxime porque la comunidad cultural mexicana, está siempre atenta a lo que sucede con la evolución plástica del país. Es difícil verle la cara a tanta gente, como también es difícil dejar de notar sucesos tan desafortunados como esta exposición. Espero que el Círculo Cultural Gay se dé cuenta de que la muestra que están legitimando con su nombre, no lleva en absoluto el espíritu de la comunidad a la que tan orgullosamente representan.

 

Diego Teo

 

 

 

 

 

 

Diego Teo "Panam".

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 05.06.2004