La joya en la llaga

Teresa MargollesFotografía de Rafael Burillo, 2007. Cortesía de la Galería Salvador Díaz.

César Martínez

No vale nada la vida
La vida no vale nada
Comienza siempre llorando
Y así llorando se acaba
Por esto es que en este mundo
La vida no vale nada
(...)
Letra y música de José Alfredo Jiménez

La noche ya estaba encima y la oscuridad era inmensa.  Logré tomar el último tren del metro en la estación Taxqueña a las 12 de la noche, en Azteca City. Era el año de 1982. Subí a uno de los vagones del centro; junto a mi se sentó un anciano de aspecto campesino que portaba una pequeña grabadora en la que se escuchaba la voz ranchera y existencialista de José Alfredo Jiménez y llamó mi atención... la vida no vale nada… A tres estaciones, un niño de unos 12 años aproximadamente, con signos visibles de padecer hambre de rutina, subió al vagón; todavía intentaba vender los últimos periódicos vespertinos de esa tarde. El encabezado del periódico sensacionalista que sostenía en sus manos retumbó más fuerte que la canción: MATÓ POR DINERO. ¡Zaz! Nunca olvidaré esa noche, la simultaneidad de dos sucesos entre dos personas de diferente edad y cada uno expresando un significado muy distinto sobre la vida y la muerte, pero sincronizados en un mismo tiempo y en un mismo lugar. Entonces no sólo se movió el metro sino la vida misma como un fuerte espesor del momento que me invitó a sentirme moribundo en un instante: estaba en medio de una performance involuntaria. Tampoco olvidaré aquella noche cuando me encontré a Teresa Margolles cerca de las 2 de la mañana en una cantina clandestina del D.F.Kaos, por el año de 1995. Platicamos al calor de los tequilas y me comentó que su nerviosismo se debía a que el cuerpo con el que iba a trabajar a las 6 de la mañana en el Servicio Médico Forense estaba todavía vivo en ese momento. Un perfecto y putrefacto desconocido. Los cadáveres sin documentos llegan así la mayoría de las veces por haber muerto y muerto violentamente. Se verificaría su identidad en vida hasta que uno de los familiares acudiera a reconocer el cadáver al SEMEFO. Teresa había decidido hacer un Master en Medicina Forense para profundizar su carrera como artista.
Desde entonces la obra de Teresa Margolles me ha generado diversos impactos de gran calibre, su puntería conceptual va directo a un órgano vital,  perfora el silencio y estremece el aliento.

A veces sus obras han sido sólo restos humanos. Residuos, emanaciones, sobras, despojos, desechos, vertidos, y hasta vaporizaciones que verifican el eco de la vida. Sus restos están llenos de un sonoro y profundo silencio de lo que significa estar muerto, es la prEsencia del vacío: no trabaja con el cuerpo sino con sus alrededores.
Sin embargo a pesar de ser sólo “restos”, su obra siempre resuena y da mucho de que hablar: de todas formas la muerte es una prEsencia.

Teresa MargollesTeresa Margolles. Del escenario del crimen al escenario de la galería.

21, titulada así su primera muestra individual en España, hace ajustes con sus restos de una forma  muy distinta a lo que recién ha venido mostrando y que inclusive hemos respirado y escuchado. La Galería Salvador Díaz ha sido el sepulcro, magnífico y suntuoso, donde Teresa Margolles ha mostrado su colección de joyería mortuoria.  Se trata de 21, veintiún artículos de joyería, entre brazaletes, anillos, pulseras y collares realizadas en oro de 18 quilates y que, en vez de diamantes, portan un pedazo de cristal que fue extraído de un cuerpo  asesinado en un ajuste de cuentas entre narcotraficantes mexicanos. Todos los llamados así, ajustes de cuentas, fueron ejecutados en su tierra natal: Sinaloa. Llama la atención la frecuencia de estos asesinatos a sangre fría en esa zona. Un promedio de dos por mes en el año de 2007. Y ha sido la joyería Suárez, la que surte a los Reyes de España, quien ha prestado los aditamentos utilizados para mostrar las joyas dentro de las vitrinas. Los diseños están realizados por un joyero que le trabaja al narco mexicano.

La muerte con acabados de lujo

MictecacíhuatlMictecacíhuatl, reina del Mictlán, conocida
como la Dama de la muerte, en la mitología
azteca se afirma que murió al nacer.

A Teresa le inTeresa la vida, no la muerte; es decir, el cómo vivimos la muerte:  no ve a la muerte desde la vida como muchos creen sino que nos deja ver la vida desde la muerte: la otra “vida”, la que no muere (pero que fue asesinada). La muerte como forma de vida… (es el aura mental de un homicidio). La muerte es ese estado sin vida que siempre nos angustia pensar que puede ocurrir y que sólo por pensar que nos morimos nos damos cuenta de que existimos. Así, en pasado y presente, nos diluye el futuro. El futuro ausente se vuelve pasado presente. La muerte es un inmediato presente.

Morirse en este momento no sólo es demasiado caro sino hasta “absurdo” la mayoría de las veces. Es un lujo. A veces cuesta más el sarcófago que el remedio, y si uno no cuenta con un seguro médico ya está muerto en vida, algo así como un zombi del Frente Macabro Internacional.
Nuestros precios no incluyen el IVA decía un gran letrero debajo de la axila de un gran Jesucristo crucificado y muy ensangrentado, con pelo natural, peluca que acentuaba el efecto del vello en las piernas y brazos; dos metros de altura dando la bienvenida a la entrada de una tienda de ataúdes en el pueblo de Comitán, en el estado de Chiapas, México. Los diseños y los precios variaban, así como el color y calidad de los mismos. También habían sepulcros con dolores diferentes: rostros llorando o cuerpos agonizando en una cruz posando sobre la tapa del nunca más. De plata y de oro, latón o aluminio, según te mueras pobre o rico. Recuerdo que había ofertas y planes para asegurarse una muerte espléndida, preparada, toda una crónica económica de una muerte anunciada.  Los negocios de la muerte son una forma de vida, según deduje cuando entrevisté a la dependienta de este lugar; me comentó que su familia llevaba mas de cien años dedicada al negocio del oficio mortuorio y de consolidar, con el dolor de los demás, un buen precio. Eran especialistas en la rutina de la muerte: todos los días alguien se muere y la muerte “va hacia ellos” en compañía de los vivos, es su propio seguro de vida. Los vivos llevan a la muerte, a esta antesala para pasar a lo supremo; es la oficina que controla al vacío.

Estos oficios no salvan la vida pero si salvan la muerte y amalgaman el dolor y la tragedia en un sepulcro que nos protegerá de la intemperie del para siempre; a la destrucción de la vida se le construye un navío féretro para viajar hacia el más allá: el Mictlán. Alguien tiene que hacerlo. Así de la misma manera, Margolles es el ama de llaves, la Mictecacíhuatl[1] de este inframundo que nos muestra en sus vitrinas, ruinas corpóreas que están fuera del sitio donde estaban, y nos lo muestra de la misma forma en que estaremos fuera del sitio de donde “estamos” o ¿somos?. Un médico descubre una falla en la vida, un forense[2] descubre las fallas que determinan los errores de quienes asesinan la vida de esa muerte y que permiten descubrirle con la ayuda del cuerpo del delito, y la colaboración del cuerpo ausente del asesino: sus huellas, el ADN, los residuos olvidados que Teresa usa para recordarnos que cuando despertamos el crimen ya estaba ahí. Pero Teresa nos descubre que no estamos preparados, nos hace una disección social, deja ver la herida real que nos revela el cuerpo de lo irreal: lo que creíamos no era cierto porque la muerte es tan dura como un diamante que nos raya la conciencia. La muerte es tan durable como la eternidad prometida de una piedra preciosa. Y por ello su precio es muy alto.

Teresa MargollesTeresa Margolles, Ajuste de cuentas 5.

 

Averiguación previa:
Culiacán 19 de octubre 2007 a las 13:00 hrs.
Hombre de 34 años muere asesinado por sicarios en balacera de carro a carro en Tierra Blanca. Era comandante del cuerpo táctico de la Polícía Ministerial del Estado.
La representación federal informó además que las autoridades estatales pusieron a disposición cinco fusiles AK47, un rifle AR15 y pistolas calibre 45 mm y 38 mm.
Fotografía de Rafael Burillo, 2007. Cortesía de la Galería Salvador Díaz.

Estas ruinas que ves, pero sin Jorge Ibargüengoitia[3]

“Indignante”, “escandaloso”, “patético”, “está cabrón”, “no en nombre del arte” “oportunista”, “tremendo y arrogante” y hasta “necrofílico”, fueron muchos de los comentarios de quienes entraron y salieron de esta exhibición. Lecturas superficiales  sobre el abismo profundo y negro como la suerte de ese muerto, que quiso hallar el olvido al estilo Jalisco, pero si sus labios se abrieron fueron para decir: yo ya no quiero.[4]La codicia por estas joyas es la vida preciosa de quien fue ejecutado. Oro y oró para siempre. Cuál será el cuello, muñeca o dedo que se atreva a portar estas joyas: ¿podría ser un artista famoso que represente a un criminal de avanzada, o bien a un político de los de ahora?

La muerte está de moda

Estos pedazos de vidrios fueron extraídos mas allá de un solo cuerpo, provienen de las grietas de la historia, la historia narrada por una herida política y errada producida en un ajuste de cuentas. La fallida lucha de involucrar al Ejército Mexicano contra el narcotráfico utilizada por el presidente mexicano Felipe Calderón, ha incrementado la narcoviolencia."Y es que uno de los principales argumentos que se ha esgrimido para criticar la participación de la tropa en esta llamada “guerra al narco”, sigue siendo la exposición de los militares a la descomposición y el soborno."[5] Esa es la llaga: La narcorrupción es un monstruo que ha devorado durante años a las corporaciones policíacas federales, estatales y municipales, su infiltración es una inyección socialetal.

Teresa no nos muestra ni el aquí ni el allá… sino la ausencia de ambos, una fusión de la dualidad muerte-vida: lo frágil de la vida y lo intenso de la muerte. La muerte es una joya del más allá, que nos trae al más acá de la vida. Estamos en medio. La muerte es para siempre y en una joya su dolor perdurará como el recuerdo de una trágica vida truncada. La lección de anatomía, “tallada y pulida” por Margolles es como la disección de una sociedad que juega con la suciedad del dinero y la trasgresión de los valores reales de la vida y por tanto del derecho a vivir como irte derecho a morir.

Teresa MargollesTeresa Margolles, Ajuste de cuentas 11.

 

Averiguación previa
Municipio de Navolato. 30 de julio de 2007 a las 20:35 hrs.
Hombre de 25 años fue asesinado de carro a carro cuando circulaba por la carretera. Durante el ataque, las dos unidades se volcaron y resultó lesionada una mujer que viajaba con el supuesto agresor, el cual logró huir.
El joven falleció de un balazo en el tórax cuando era atendido en el hospital general.
Dio fe el Ministerio Público de Navolato.
Fotografía de Rafael Burillo, 2007. Cortesía de la Galería Salvador Díaz.
 

Globalización y los recorridos de la muerte en otro manifiesto cultural

Recientemente en el XXXV Festival Internacional Cervantino organizado en México durante el mes de octubre y noviembre de 2007, se presentó en el Museo Regional del Estado de Guanajuato, Apuntes sobre tanatología-urnas funerarias artísticas contemporáneas, muestra coordinada por Gloria Maldonado Ansó y Trinidad Ramírez. Siendo Guanajuato la ciudad de las momias y una de las que acoge a uno de los principales festivales culturales del mundo, se expusieron las cajas donde algunos artistas vamos a estar para siempre. En mi caso se trata de un reloj de arena donde mis cenizas continuarán en movimiento después de donar los órganos que pudieran servir para de alguna forma continuar vivo en el cuerpo de otro, aunque sea sólo como una pequeña víscera. Gloria Maldonado escribe en el catálogo: Esta exposición parte de la convocatoria a varios artistas contemporáneos para crear su propia urna funeraria, como una propuesta que incidiera en la concepción tradicional de este tipo de productos comerciales y el negocio de la muerte. Sus objetivos incluyen provocar una reflexión desde la tanatología que nos lleve a concluir que el bien morir va antecedido necesariamente de una vida buena, y asumir de manera más sabia nuestro destino inexorable, asimilando incluso la posibilidad de elegir para sí mismo entre una diversidad de productos funerarios más artísticos y personalizados como una forma de festejar y honrar la propia existencia.[6]

Reynaldo VelázquezReynaldo Velázquez, Polvo enamorado. Urnas funerarias diseñada por Ann Miller y Raúl Anguía, 2007.

La globalización de la muerte como manifiesto político es la crueldad del dinero, es el estandarte del neoliberalismo o, todo depende del diamante con el que se mira.

Que ahí me hiere el recuerdo
Vete rodeando veredas
No pases porque me muero
[7]

Los diamantes son vistos en el mundo como una piedra brillante, hermosa y muy preciada. Son símbolos de amor y fidelidad, de riqueza y encanto. Pero en el país africano de Sierra Leona, donde está la mayoría de las minas de diamantes, esas piedras tienen un significado más oscuro.
La película Los diamantes de sangre de Edward Zwick, filmada en 2006, es la historia sobre el mundo del tráfico ilegal de diamantes durante el año de 1999, en Sierra Leona, mientras la nación se encontraba en medio de una terrible guerra civil. Un contrabandista (DiCaprio), especializado en la venta de piedras preciosas cuyas ganancias son utilizados para financiar a los rebeldes y al gobierno, al mismo tiempo, se traspone en el camino de un nativo pescador (Djimon Hounsou) que, tras perder el rastro de su familia, fue obligado a trabajar como esclavo para los rebeldes en las minas de diamantes.
Curiosamente mientras la obra de Teresa Margolles estaba todavía montada, el 7 de enero de 2008, se reanudó en La Haya, el juicio por crímenes de guerra contra el ex presidente liberiano Charles Taylor, con testimonios sobre el llamado comercio de diamantes de sangre. Taylor es acusado de orquestar atrocidades en Sierra Leona, incluyendo violaciones, asesinatos, mutilaciones y la conscripción de niños soldados. Lo lamentable es que la riqueza producida en los países africanos puede generar mas vidas que muertes. ¿Algún día podremos sentar en el banquillo de los acusados a un petrolero?, ¿Qué tal a George WC Bushit?
Con la explotación de diamantes se han beneficiado y enriquecido países como el Reino Unido, Bélgica, Alemania y España misma mientras que los países africanos se han ido a la ruina no sólo por la guerra sino porque la riqueza de otros incrementó la pobreza de los demás. ¿Pero cuánta sangre hay detrás de todas las joyas de las coronas europeas? No son sólo las de Margolles las que reflejan en su brillo la denuncia de un crimen, el brillo de las Coronas Imperiales son oscuros reflejos que guardan dolor y muerte. Países esclavos de la riqueza, que cristalizan su sueño eterno en una joya para usar y guardar en sus bolsas de valores y luego especular el futuro de millones de personas. La vida se quiebra en pedacitos, se cambian armas por joyas, son di-amantes de la sangre.

Teresa MargollesTeresa Margolles, Ajuste cuentas 4.
Fotografía de Rafael Burillo, 2007. Cortesía de la Galería Salvador Díaz.

El héroe y la heroína

No es el único caso. Con la puntualidad de un crimen perfecto, durante la guerra de Vietnam, se transportaba heroína a los Estados Unidos de América con la ayuda de los cadáveres de sus “héroes” de guerra. Este macabro hecho es brillantemente narrado en el último filme de Ridley Scott American Gangster. La película es una brutal disección de una realidad que corrompió en los años 60’s hasta al ejército norteamericano y que ahora mismo ya ha levantado resquemores a varios ex agentes de la Ciudad de Nueva York que han decidido demandar a los productores de la película. Fue estrenada en Madrid también durante los mismos días del montaje de 21. El argumento de la película consiste en la vida de un traficante de drogas (Denzel Washington, pero no Washington D.C.) recién salido de la cárcel que decide introducir heroína en el barrio negro de Harlem usando un método muy peculiar para traficar la droga a los Estados Unidos: poniendo la heroína dentro de los ataúdes de los soldados muertos que venían de Vietnam. Russell Crowe vuelve a ser el símbolo fálico “Joly Gudense”, la testosterona que nunca se dobla, el Gladiator que luchará hasta el fin contra las narices del imperio, el Máximo Decimos Meridius Pop de Old York.

Teresa MargollesTeresa Margolles, Ajuste cuentas 15. Retrato de Malverde, patrono
de los narcos. Fotografía de Rafael Burillo, 2007.
Cortesía de la Galería Salvador Díaz.

Estas dos películas son grandes radiografías de la narcorrupción internacional y  proyectadas, al igual de macabras, que la muestra 21. Pero quizás por tratarse de películas no oprime tan de cerca como los restos de Teresa que van directo a las vísceras que nos cercioran de que lo que tenemos en frente es real, y que no está musicalizado ni bajo los efectos generados para y por el cine. Tampoco hay palomitas.

Todo depende según el cristal, Lupita o lente con que se mire y, con qué, se mida el dolor y la tragedia.
Mientras, la demanda norteamericana y europea por el consumo de estupefacientes empobrece la vida de otros por los millones de dólares que son “ofrendados” a cambio de millones de dolores. La sangre que corre por los sacrificios de antes sigue corriendo, desde la sangre de Cristo, pasando por la sangre de los Dioses que se odian, hasta la sangre de los sacrificios modernos llevadas a cabo en todas las Cumbres de las Pirámides Financieras de Wall Street Tlantecuhtli.

 

La vida no vale nada, se mata por dinero
¿cuánto vale tu muerte?

Para los que huyen de la riqueza, el dinero no se necesita, se vive la vida, no se especula con ella, esa es una fortuna. Este valor es uno que no se respeta, el que el dinero ensucia, en donde la bestia humana hará todo por matar. La fortuna es la verdadera vida, la vida misma, es por ello, que muchos llegan hasta en patera a la ultraperiferia de Europa buscando luego complementar un todo con las partes humanas que hacían falta.  Pero se sigue viendo a la inmigración como una amenaza en vez de considerarla una integración. Y muchas veces, la muerte desgraciada les sorprende antes de que su buena onda pueda ayudar a la vida de los otros.

La globalización de la muerte mas-iva

Consuelo de los que sufren
Adoración de la Gente[8]

Presenciar un “asesinato” desde la TV es otra crudeza distinta a vivir de cerca, en el silencio y contexto de una galería, la detención obligada para pensar y sentir y obtener una contemplación desde otro estado de ánimo.
Inclusive la serie de TV con temática forense CSI, es un homenaje científi-pop a estas actividades, permite solventar el morbo y ha generado un gran público masivo de contemplación. Soy uno de ellos. Sorprende la belleza, audacia, y buen very good look de las vampiresas que ejercen como médicos forenses. También impacta la manera en que recrean la conciencia fiscal y visual de un detalle microscópico que puede ayudar a ver de cerca la verdad del homicidio. Cada vez hay mejores actores y mejores efectos para hacerse el muertito. Los ambientes forense de esta serie son más limpios que los que pueda tener un hospital de verdad, son escenarios de la limpieza con buen rock y nuevas tecnologías al servicio de quitarle cualidades al crimen perfecto.

Francisco GoyaFrancisco de Goya, Los fusilamientos del 3 de mayo, 1808.

La preponderancia de lo imperdurable es la muerte de la verdad y la verdad de la muerte. Es la  muerte de verdad: lo eterno, lo etéreo, vamos a estar más tiempo muertos, que vivos. Y por ello mejor la muerte de lejos. Pero hay que acercarse para retardarla mas, para respetar la vida de otra manera. En estas series, la muerte es tan profunda como el abismo reflejado en un monitor de TV apagado: no se ve nada. Otra vez, el miedo es el mensaje: ¡y te jodes y te chingas!
En los restos de 21, la muerte está más cerca de nosotros, se palpa su ausencia fugitiva de donde la vida no se puede olvidar. Se puede colgar y portar, inclusive veo a alguien usando el anillo de Ajuste de Cuentas 10 para pedir un divorcio y cortar una mano y pagando con ello las deudas del juicio con un dedo en el ano. Sin memoria, entonces sí seríamos las víctimas de esa y otra masacre, por eso hay que pensarla, verla con otros ojos para terminar con ello. InTeresante,¿no? Nos enfrentamos con la frente de nuestras propias vísceras: Margolles hace una trepanación de las ideas.

 

El asesinato considerado como una de las Bellas Artes pero sin Thomas De Quincey[9]

Durante la llamada guerra de la Independencia de 1808, Goya irá realizando un conjunto inigualado de imágenes que estampan y reflejan en todo su absurdo horror la encarnizada criminalidad de las batallas. Son los llamados Desastres de la guerra, cuyo valor no radica en reproducir unos acontecimientos atroces, sino que se vuelven ejemplo y símbolo, sobre lo más repulsivo y cruel de las prácticas humanas. Teresa muestra Otros desastres de la violencia de la narcoguerra mexicana con las Torpezas de Asalto Norteamericano de vender y traficar armas por la frontera norte mexicana y entonces si la marihuana se cambia por balas. Ay, el Bobierno Federal…

Edouard ManetEdouard Manet, La ejecución de
Maximiliano,
1867.
Pablo PicassoPablo Picasso, Masacre en Corea, 1951.

¿Otras joyas pictóricas?: El fusilamiento del Emperador Maximiliano, pintado por Edouard Manet, 1867, El Guernica y La masacre en Corea de Picasso, por citar algunas obras donde la violencia es parte del tema.

Andy WarholAndy Warhol, Silla Eléctrica.La silla eléctrica de Andy Warhol, se valora y ha sido aplaudida, inclusive vale miles de dólares, a pesar de los dolores que transmita la sensación de ser achicharrado por un voltaje que regulado iluminó las noches de toda una vida. Me lo imagino y por ello veo la radioactividad de sus colores divididas en dos. Pero por tratarse de una pintura quizás se suavice el concepto de sentir que la muerte está ahí. La violencia y el consumo de la misma atraían a Andy, él realizó un retrato de la sociedad norteamericana, el crimen también tiene otro precio: ¿el del artentado?

For the love of God…

El cráneo repleto de joyas de Demian Hirst, es el escándalo por morirse bien vivo, es la ofrendad a la eternidad. La obra le costó hacerla al artista 20 millones de dólares, y se vendió en 100 millones de dólares. La locura de precios en el arte contemporáneo nos merman las dimensiones. Sea lo que sea Hirst más que un gran artista, seguro es un gran empresario.

Para tranquilizar la duda de las conciencias de los hipermillonarios con preocupaciones humanitarias, se aseguró que los diamantes proceden de "zonas libres de conflicto" y que van debidamente acompañados de las "garantías escritas de que cumplen las resoluciones de las Naciones Unidas".

Damien HirstDemian Hirst, For the love of God, (Para el amor de Dios), 2007.

Por amor al pasado

En su transparencia se mira el infinito sin estrellas, y pierde el ancho mar su inmensidad, pero el negro de sus ojos no muere… me importas tú y tú y tú y solamente tú, me importas tú y tú y tú y nadie más que tú… [10]

Cráneo de Cuarzo
Cráneo de Cuarzo

Cráneo de cuarzo que es adjudicado a la cultura azteca, maya o mixteca y fue traído desde México por un español
antes de la ocupación francesa en el siglo XIX y vendido a un coleccionista inglés. Después de un largo
recorrido fue comprado por el Museo Británico.

La bala de plata

¿Quién es el Señor de los Cielos europeo? ¿Quién es el Güero Palma gringo? ¿The rusian Chapozky Guzmán? ¿Who is the Lord of the Grass? ¿Who is the yellow hair from the dark side?¿Quien paga todo ese dinero que luego congelan en los bancos suizos?, ¿Se hará lo mismo que se hizo con el dinero depositado en Suiza por judíos que luego fueron exterminados  durante la II Guerra Mundial? o, ¿a dónde van a dar esas vidas que luego permanecen congeladas en los Servicios Médicos Forenses para que Margolles degolle los pensamientos y con ello revele el misterio de la vida de una forma tan violenta? ¿Quien lava desde las Islas Caimanes el valor del arte?
¿Quiénes son los beneficiarios del narcomexicano y narcolombiano en los EUA y Europa? No sólo los consumidores, sino quienes pagan y demandan las cantidades de dinero extralimitadas. ¿Quiénes son esos cabecillas que se esconden detrás de los consumidores y que usan a los narcomexicanos como escudos publicitarios? ¿En qué partido militan? ¿La iglesia les confiesa?
El narcomexicano, es el aNarco poder, el sexto poder, el que manda y el que lava la sangre con dinero, es el llanto político que está teñido de rojo.

Teresa MargollesTeresa Margolles,Ajuste cuentas 10.
Fotografía de Rafael Burillo, 2007.
Cortesía de la Galería Salvador Díaz.

El ansia de ver, el ansia de creer, la necesidad de poder, de poder ir más allá, en el más acá de lo que es esta vida, este aquí y ahora que se vuelve allá y, después, es la muerte de ahora y el después de la vida. La alianza de los poderosos se conjuga en el anillo surgido del Ajuste de Cuentas 16, esa es la alianza matrimonial; los poderes que se casan y se cazan entre sí, esos son los ajustes, se unen cosas que concurren en un mismo fin; este es el principio del resto de los demás ajustes creados con “restos” de un homicidio: 21 ajustes de cuentas y cuentos reales llenos de brillantes “opacos”.
La “pobreza” de los países ricos es la indeferencia por la población civil inocente, es el gran descuido de las grandes torpezas del neoliberalismo. Los diamentes, la diabetes económica, el tumor financiero.

Lo real de las joyas, no es lo relativo a la realeza, sino que tiene una existencia verdadera y efectiva

El valor de las joyas reales radica en que provienen de “tierras muy primitivas”, es decir de gran antigüedad; llevan formándose alrededor de 2300 millones de años, y algunas emergen desde 130 kilómetros bajo tierra. Son tan viejas como la evolución de la vida, así que se equiparan como un testigo de la transformación de la vida primitiva a la nueva era “geoilógica”, que ajusta cuentas para matar esa transformación de “signos vitales”. 
El valor de las joyas irreales o no reales[11], es una denuncia política que deja ver con su transparencia el complot de la traidición mexicoamericana entre las mafias “legales” del estado y las “mafias” ilegales de los narcos. Con sus joyas, Teresa detiene el tiempo, nos congela vivos con estos diamantes de chalchiuhatl[12], son la infinita tristeza, la infinita pobreza que la política expresa. El rincón de la existencia es un abismo profundo y negro como la suerte que tienen algunos de ser impedidos a vivir y mucho menos saber decidir sobre su muerte. Pero nuestro cuerpo no nos pertenece, deja de ser nuestro cuando se convierte en un bien de consumo, lo determina así la manipulación ejercida por el neoliberalismo económico, lo necronómico: la gran llaga de la existencia. La necronomía es aquella fuerza que impide a muchos artistas y a otros seres a vivir bien de su talento, las obras valen más cuando uno muere, se revaloriza, y su “riqueza” es disfrutada por otros, es la gran necrofagia de esta época, comerse al artista para especular con la vida que ya no existe. Hay que sacrificarse para ganar dinero, dice un refrán.


Madritlantecuhtli, 2008.
Teresa Margolles : 21 / Obra última
Galería Salvador Díaz. Madrid España
Invierno de 2007-08


Notas:
[1] Señora de la muerte en la mitología azteca, reina del Mictlán, el inframundo. Su propósito es vigilar los huesos de los muertos.
[2] En la curiosidad de las paradojas existenciales, uno de los médicos forenses que dio valor y significación representativa a la medicina forense en el siglo XIX llevaba por nombre Pedro MATA y Fontanet. Sus aciertos fueron considerados en material judicial y dieron pie a la formación de ciertas leyes, en los órdenes de lo penal, civil, social y en lo contencioso administrativo.
[3] Ibargüengoitia, Jorge, Estas ruinas que ves, México, 1975. Esta novela es una metáfora literaria de los habitantes de su pueblo natal en Guanajuato, un pueblo fantasma.
[4] Otra vez José Alfredo Jiménez, parodias al fragmento de la canción Ella: Me cansé de rogarle me canse de decirle / que yo sin ella de pena muero / ya no quiso escucharme si sus labios se abrieron / fue pa' decirme ya no te quiero / Yo sentí que mi vida se perdía en un abismo profundo / y negro como mi suerte / quise hallar el olvido al estilo Jalisco…
[5] Martínez Alarcón, Laura, El Desengaño, Madrid, septiembre de 2007. Artículo enviado por Internet el 16 de septiembre de 2007, justo el mismo día hace 7 años de morir mi querido padre, Don Julio César Martínez Utrilla.
[6] Maldonado Ansó, Gloria, Catálogo del XXXV Festival Internacional Cervantino, Guanajuato, México, 2007.
[7] Continuación del corrido existencialista citado al inicio, Camino a Guanajuato, escrito por José Alfredo Jiménez.
[8] Otra vez José Alfredo Jiménez, fragmento de Camino a Guanajuato.
[9] De Quincey, Thomas, Del asesinato considerado como una de las Bellas Artes, y otras obras selectas, Ed. Valdemar, Madrid, España, 2004.
[10] Parodia a Piel Canela, compuesta por Bobby Capo: Que se quede el infinito sin estrellas o que pierda el ancho mar su inmensidad pero el negro de tus ojos que no muera y el canela de tu piel se quede igual…
[11] Aquí quiero decir que no son ni forman parte de la realeza de algún reino o castillo, pero sí del “Reino de la Muerte”.
[12] Chalchiuhatl, palabra en náhuatl que significa agua preciosa, agua divina, sangre de los sacrificados.

 

Comentarios

Comenta esta nota.
Envía tu mensaje en la sección CONTACTO

 

Fecha de publicación: 29.01.2008